sábado, 16 de febrero de 2013

Una patada para la Dra. Cachetada


La desesperación cunde en las filas del progresismo limeño frente a la inminente revocatoria de Susana Villarán. A tal punto llega la ansiedad pre electoral que no dudan en apelar a toda suerte de artilugios y mañas para confundir a la gente. Hoy nos sorprenden con una increíble nota sobre la personalidad de Marco Tulio Gutiérrez, diagnosticada nada menos que por "la reconocida psicoterapeuta Carmen González, quien realizó una profunda investigación sobre la personalidad de Marco Tulio Gutiérrez y llegó a la conclusión de que el abogado posee una personalidad sociopática”.

Hace tiempo tengo ganas de decir algo sobre esta señora que funge en los medios como psicoterapeuta. Y creo que ya es tiempo de hacerlo. En primer lugar hay que aclarar que esta señora es una abogada. No tiene ninguna formación profesional en una ciencia de la salud. Según su historia, narrada por ella misma, fue a raíz de una experiencia traumática en su matrimonio que acabó recibiendo terapia psicoanalítica y luego se animó a seguir un cursito de psicoanálisis. Acto seguido apareció convertida en "psicoterapeuta".

Las veces que he podido escuchar a esta señora en la radio me he sorprendido de la cantidad de basura que puede decir en nombre de la psicoterapia. Toda su capacidad reflexiva da vueltas sobre la misma cháchara barata de estilo psicoanalítico. Sus burdos conceptos son repeticiones cansinas de la pobre, anacrónica y relegada visión del psicoanálisis, disciplina que hoy está más cerca del chamanismo que de la ciencia. Según esta señora, todos los conflictos se originan en los días de la niñez, donde la relación con el padre o la madre marcó para siempre al infortunado que tuvo la insensatez de llamar para consultarla.

La Dra. Cachetada, como histriónicamente se conoce a este personaje folclórico, no tiene ninguna autoridad profesional ni capacidad mínima para diagnosticar a nadie. Por consiguiente, si ella dice que Marco Tulio tiene una "personalidad sociopática" es lo mismo que preguntarle a Melcochita cómo califica a Sussy Diaz.

En realidad esta Dra. Cachetada no está muy lejos de esa dichosa "personalidad sociopática" ya que se gana la vida engañando a la gente y estafándola con charlatanería barata. Fingir lo que no se es está mucho más cerca no solo de una personalidad anormal y sociopática sino del delito. Hace mucho tiempo que deberían haber sacado de circulación a esta señora en lugar de ofrecerle tanto espacio. No estoy en contra de que algunos estafen al público ofreciendo lecturas del tarot y vendiendo talismanes, pero sí de que estafen disfrazándose de autoridades profesionales, psicólogas, psicoterapeutas y pseudo científicas, como es el caso de esta Dra, Cachetada.

Si estuviésemos en un país civilizado donde las leyes son estrictas y se cumplen, esta Dra. Cachetada debería estar en prisión por ejercer ilegalmente un oficio  para el cual no está calificada por nadie.