viernes, 11 de agosto de 2017

El rey Salomón de los caviares


Escribe: Dante Bobadilla Ramírez

Entre los numerosos artículos aparecidos esta semana en los predios de la caviarada y la progresía, en torno al famoso libro de María Cecilia Villegas, "La verdad de una mentira", que fulmina el mito de las esterilizaciones forzadas tantas veces cacareado por la izquierda, rescataremos el aparecido hoy en La República, firmada por Salomón Lerner Febres, ex presidente de la CVR.

Lo primero que salta a la vista en este artículo titulado " Esterilizaciones forzadas: algunas verdades" es la absoluta desinformación del autor, así como su marcado sesgo. Y no es que nos sorprenda, pues se trata del mismo que firmó el informe de la CVR, donde el enemigo público número uno es Alberto Fujimori y la peor época de nuestra historia es el gobierno de los noventa. Es el mismo informe que justifica el terrorismo por las condiciones de pobreza y marginación de la sierra ayacuchana, aunque nunca llama terroristas a los terroristas ni se refiere al terrorismo. En fin, volvamos al artículo de marras. Ya sabemos quién es el autor y de qué pata cojea.

Salomón Lerner intenta refutar un libro que a todas luces no ha leído, y pretende pontificar, muy a su estilo, sobre un caso que evidentemente desconoce de cabo a rabo. En ningún momento se refiere al programa de planificación familiar y salud reproductiva implementado en los noventa porque simplemente no lo conoce. Todo lo que cita y sabe es el testimonio de unas víctimas que acudieron a un misterioso "Tribunal de Conciencia", que debe ser otro de esos circos progresistas donde hacen desfilar a supuestas víctimas llevadas de todos lados por las ONGs, al estilo de la CVR.

Una cosa es desarrollar la investigación de los hechos, partiendo de las fuentes mismas del programa, que son los proyectos internacionales promovidos por organizaciones de nivel mundial, como la OMS, y el Plan Nacional de Salud Reproductiva y Planificación Familiar, tal como fue diseñado por el Estado, en coordinación con estos organismos internacionales y las ONGs feministas locales, sustentado en los protocolos de acción médica empleados por el MINSA, como lo hace María Cecilia Villegas; y otras cosa es hacerse una idea de lo que podría haber ocurrido a partir de unos cuantos testimonios de víctimas recogidas por ONGs de DDHH. Y esto es en realidad todo lo que tiene en la cabeza el Dr. Salomón Lerner: una mera sospecha a partir de dichos.

Lo más cojonudo es que Salomón Lerner cita como sus fuentes "investigaciones periodísticas". Es decir, los psicosociales antifujimoristas publicados por diarios como La República y otros medios de la prensa basura de izquierda, cuyo propósito no es descubrir la verdad sino calumniar hasta donde se pueda a Alberto Fujimori, a ver si logran añadirle más cargos judiciales. No hay pues una sola fuente válida que sustente el punto de vista de Salomón Lerner. Sigue siendo tan sesgado como cuando firmó el mamotreto calumniador de la CVR.

Y como para corroborar lo hasta acá dicho, Salomón Lerner tiene la desfachatez de afirmar: 
"no se ha podido justificar las razones por las cuales el régimen de la década de 1990 decidió aplicar a personas pobres un programa masivo de esterilizaciones quirúrgicas. Se trataba de una política diferenciada frente a otras clases sociales".
¿Se puede tener un título de filósofo con ese nivel mental? Primero: nunca hubo un "programa masivo de esterilizaciones". ¿Quién le contó ese cuento? Segundo: los programas asistenciales del Estado están dirigidos a los sectores más pobres. ¡Obvio! No se hacen para los ricos. Lo único que revela esta frase es la profunda ignorancia de este sujeto que para mayores luces ha sido rector de la PUCP. ¿No sabe que había en esa época un interés mundial por mejorar las condiciones de la mujer? ¿Nunca se enteró que se desarrollaban conferencias mundiales para abordar la problemática de la mujer? ¿En qué planeta vivió durante los años en que todos los países implementaban políticas de apoyo a la mujer, como la creación de los ministerios de la mujer, que también se cumplió en el Perú? ¿Hasta ahora no se ha tomado la molestia de leer algo sobre el tema para no ventilar en público su ignorancia?

En serio: ¿este tipo es el referente intelectual de la caviarada? Realmente es una lástima comprobar que se halla al mismo nivel mental de Yonhy Lescano. Si este es el ex rector de la PUCP ¿qué podemos esperar de los pulpines que egresan de esa academia del progresismo?

El "dato duro" que presenta el Dr. Salomón Febres son las "2,074 denuncias presentadas al Ministerio Público". ¿En serio? ¿No sabe que cualquier idiota puede ir a presentar denuncias al Ministerio Público? De hecho lo hacen. Lo único que importa es cuántas de esas denuncias están fundamentadas y pasan a formar casos judiciales que acaban en condenas. ¿Y saben cuantas hay? ¡Ninguna!

Otro "dato duro" que menciona el Dr. Lerner es "el registro de víctimas (es decir, testimonios) que hay en el MINJUS y que dice superan los 10,000 casos. Nuevamente son testimonios de gente que las ONGs de DDHH ha recogido y llevado en combi a declarar. Esos testimonios carecen de validez y credibilidad porque nunca han sido investigados ni corroborados. Solo han sido registrados. Y ya sabemos cómo son de astutos los rojos de las ONGs de DDHH. Lo único cierto que dice Salomón Lerner en su artículo es esto:
"Sin embargo, hasta el momento, el sistema de justicia no ha brindado una adecuada respuesta a las víctimas, pues el caso ha sido archivado en varias oportunidades, al considerarse que no existen pruebas"
Si pues. Se necesitan pruebas. No se puede seguir utilizando la patraña de la "autoría mediata" como hizo el tremendo juez César San Martín para condenar a Fujimori sin pruebas. La justicia necesita pruebas para condenar. Salomón Lerner quiere hacernos pasar de contrabando toda la farsa montada por la izquierda en los últimos 17 años en torno al mito de las "300,000 esterilizaciones forzadas" y seguir calumniando al régimen de Alberto Fujimori como "genocida". Para eso son buenos los rojos.

Pero la perla de todo el artículo de Lerner viene al final y es la cereza de la torta, pues redondea la faena con una muestra de la más perversa falta de moral, tan digno de un caviar PUCP:
"Bajo este panorama, ¿resulta ético que se publique una investigación con pretensiones académicas que pretenda minimizar estos acontecimientos? La respuesta, sin duda, es negativa. Y lo es más cuando se pretende concluir que el Programa Nacional de Salud Reproductiva y Planificación Familiar tenía un buen diseño. Como hemos podido demostrar en estas líneas, se aplicó una política con severas deficiencias desde su inicio". 
¿Perdón? ¿Demostrar, dijo? Lo único que ha demostrado es que no sabe nada del tema y ni siquiera ha leído el libro que pretende refutar. Es cierto que hay unas cuantas víctimas del programa, lo dice el libro, pero no porque haya sido un programa nazi de exterminio masivo de pobres mediante esterilizaciones forzadas, que es lo que pretenden hacerle creer a la gente. Estos caviares deben tener una idea bien pobre de la gente para creer que todos son capaces de tragarse semejante sapo. El Dr. Lerner ni siquiera se ha ocupado del diseño del programa como para decir que tuvo "severas deficiencias desde su inicio". ¿Cuándo se ocupó de eso? ¡Si solo ha hablado de testimonios de víctimas! No todos somos tan imbéciles como supone, Dr. Lerner. 

Pero el puntillazo final es la última frase de su artículo que revela su verdadera intención y toda la perversión mental que domina a este sujeto, cuando se refiere al libro y al programa de este modo:
"¿No se busca defenderla para, en el fondo, exculpar al principal responsable de la misma?"
Ahí está. Saltó la liebre. Todo lo que buscan estos enfermos mentales es seguir arrojando más basura sobre Alberto Fujimori porque lo detestan a un nivel patológico. Lo único que falta es que pidan condenarlo por la autoría mediata de las 300,000 esterilizaciones forzadas. A eso apuntan. Y si no fuera por personas probas y valientes como María Cecilia Villegas, quien se ha expuesto a ser lapidada por toda la izquierda con la publicación de su libro, los mitos de la izquierda contra el régimen de Alberto Fujimori no tendrían fin. 

Nunca en la historia de la república ha habido un hombre más odiado por la izquierda que Alberto Fujimori. Por eso no me cabe duda que algo grande y bueno tuvo que haber hecho. No solo derrotó a los criminales terroristas sino que envió al basurero a la izquierda al desmontar el esquema socialista del Estado. Así nos evitó ser una Venezuela. Lástima que haya tantos traidores a la patria que hayan terminado aliados de estos pro terrucos en sus odios y miserias.