lunes, 5 de diciembre de 2016

Cambalache ministerial


Apenas en los cinco minutos del primer tiempo, el equipo ministerial de PPK tuvo que sufrir sus primeros cambios. Todo a causa de la tarjeta roja que recibió el ministro de Defensa Mariano González por introducir de contrabando a su novia disfrazada de asesora. Tras varios días en el limbo, justificados por el premier Zavala con el argumento de que estaban buscando a la persona más idónea para el cargo, al final acabaron cambiando al ministro de Cultura, Jorge Nieto, pasándolo al despacho de Defensa, como si fuera un simple movimiento de sillas en el gabinete. En su reemplazo nombraron al actor Salvador del Solar como ministro de Cultura.

¿Qué significa todo esto? En primer lugar quiere decir que no encontraron a la "persona idónea" para el cargo de ministro de Defensa y tuvieron que echar mano de un comodín, alguien multifacético para llenar el puesto. ¿Y quién mejor que un charlatán salido de la Real Academia de Opinólogos Progresistas, que además es sociólogo PUCP, para variar, como Jorge Nieto Monstesinos? Es un poco extraño ver a un es militante de la izquierda setentera que apoyaba a las guerrillas castristas, dirigiendo ahora a las FFAA. Son las vueltas que da la historia y las paradojas que nos trae la vida. Lástima que Javier Diez Canseco no haya vivido para verlo. Pero seguro que muchos izquierdistas estarán celebrando con vodka.

En cuanto a Salvador del Solar solo podemos decir que se trata de otro PUCP. Es decir, seguimos con la mafia caviar PUCP enquistada en el poder desde los días de Valentín Paniagua. No se trata, desde luego, de personajes trascendentales. Nada de eso. La mafia caviar PUCP nos ha dado a los ministros más mediocres de la historia, especialmente de la cantera de abogadillos "especialistas" en DDHH. Se trata simplemente de una argolla que trabaja igual que una mafia. Si eres un PUCP ya tienes el perfil perfecto para ser ministro del régimen que siempre se provee de la cantera caviar PUCP. Esto es discriminación, argolla, favoritismo y mafia, pues está visto que no son mejores que nadie.

Después de todo es obvio que cualquiera puede ejercer el cargo de ministro de Cultura. Se lo podrían dar a Tongo o Magaly Solier y no pasa nada. Es un ministerio creado por la demagogia de Alan García que nadie tiene valor para eliminar. En este país cada gobierno crea los ministerios y organismos públicos que le da la gana y luego nadie se atreve a eliminarlos aunque no sirvan para nada. La única razón para mantenerlos es que sirven para dar empleo a su gente y pagar favores. ¿Ya vieron la escandalosa cifra de asesores que tienen algunos ministerios inútiles? Es tenebroso. Pero los políticos no dicen nada al respecto porque todos cojean del mismo pie. El Congreso también es un festival de asesores. Así es como nos roban.

En fin, habrá que echarle la bendición a este nuevo gabinete y seguir remando. Ojalá nomás que a Salvador del Solar no se le ocurra darle cuerda a la Ley del Cine que pretende robarle a los ciudadanos con un nuevo impuesto para financiar los mamarrachos fílmicos de una casta progre que no quiere hacer trámites pidiendo créditos, como todo el mundo. Basta de gollerías progres.