sábado, 20 de mayo de 2017

Diez formas de entender a un caviar


Escribe: Dante Bobadilla Ramírez

1. Todo caviar desarrolla un implacable y vistoso sentido de "Superioridad Moral". 

El caviar es antes que nada un fundamentalista del maniqueismo. Todo lo que ellos dicen, escriben y piensan es lo bueno y correcto. Los demás no solo están equivocados sino que son inmorales. Para el caviar solo sus ideas son respetables y su clase "intelectual" es la única digna de ser considerada. Todos los demás pertenecen a una clase inferior. Por ello el caviar crea sus propios círculos, argollas y espacios privados donde no se mezcla con la plebe, aunque es un permanente censor de las actitudes discriminatorias de los demás. 

2. Todo caviar es de una izquierda asolapada hasta confundirse con el centro o aparecer como apolítico. 

El caviar padece el sindrome del posmodernismo. Vive convencido de que sus ideas son modernas, vanguardistas y hasta futuristas. Por ello ya no admite que lo señalen como marxista y ni siquiera de izquierda. Se siente por encima de esas distinciones. Conciben que el comunismo y el socialismo son cosas del pasado, que ya ni siquiera debe usarse conceptos como "derecha" e "izquierda". Afirman que el bien y la justicia no tienen más etiquetas y están seguros de que son la encarnación viva del bien y la justicia, y que solo su existencia asegura el bien de la humanidad. 

3. El corazón de todo caviar es anticapitalista, antiliberal y contracultural. 

Todo caviar está convencido de que el mundo debe cambiar según sus ideas. Considera que la cultura actual es decadente y por tanto busca trasgredir sus fundamentos. No hay una sola institución que pueda ser rescatable y mucho menos la iglesia Católica. Todo está mal y debe ser aniquilado. Por tanto, el caviar defiende todas las causas contraculturales. Está a favor del aborto, los gays, la marihuana, antepone el ambiente por sobre la civilización, los animales sobre la humanidad, y apela básicamente al sentimentalismo colectivo infantil. 

4. El caviar culpa de todo lo malo del mundo a la derecha, al capitalismo y a los EEUU. 

Predica el odio al capitalismo y al imperialismo señalándolos como la causa de todos los males, pero disfruta las ventajas del capitalismo y su tecnología. El caviar desprecia a los EEUU, pero está orgulloso de sus títulos académicos de universidades del "imperio" y hasta pasa sus vacaciones en Orlando, Miami o Las Vegas. Eso no le impide pregonar su odio furioso al imperialismo yanki y señalar a los EEUU como el principal terrorista del planeta. Desde luego, apoya a cualquiera que haga algo en contra de los EEUU, como derribar dos rascacielos en un atentado o hackear las cuentas de la CIA. Todos los perpetradores serán llamados héroes y "luchadores por la libertad".

5. Sus ambiciones políticas son nobles, las de los demás son perversas. 

Todo caviar aspira a ocupar un puesto publico y succionar la mamadera del Estado de algún modo. Ese es su fin primordial en la vida. Para eso forman sus ONGs. Su relación con el Estado es no solo privilegiada sino que además es la más correcta porque ellos son "asesores" que orientan las políticas públicas por el camino más adecuado para el bien de la nación. En cambio los demás son solo "políticos" que acceden al Estado por el sucio sendero electoral a través del siempre dudoso camino partidario. El caviar no necesita ser candidato. Siempre estará merodeando el poder gracias al poder de su argolla PUCP, su clan del club social, o simplemente su apellido o su casta social. 

6. Todo caviar es un "snob" irremediable. 

Lee libros o por lo menos los compra en librerías famosas, prefiere los de lomo grueso y tapa vistosa con los que adorna su impecable armario de caoba, o deja a la vista sobre algún lugar visible del auto. Está al tanto de las películas y es un fino crítico del arte. Se reúne en los cafetines de moda, viste bien y emplea un vocabulario cool. No se pierde ninguna feria de libro y postea sus selfies en algún stand. Anda siempre con la tecnología más moderna en cuanto a smarthphones y tablets. Publica en su blog personal dulces comentarios culturosos, criticando a los personajes públicos a los que considera seres inferiores, especialmente al fujimorismo, a los que ve como especie sub humana. Sus comentarios políticos son celebrados por una gavilla de trolls pulpines del rojerío temprano y consideran las opiniones de su caviar favorito como "ciencia política".

7. Los derechos humanos y la inclusión son sus banderas. 

La moderna concepción de los derechos humanos que emplea un caviar ya no tiene límites. Cualquier cosa puede acceder al sitial de "derecho humano", en especial si puede ser brindado por el Estado. Hoy son parte de los "derechos humanos" desde tener un orgasmo seguro hasta acceder a una "vivienda digna". Si hay algo que un caviar quiere imponer, solo apela a la retórica para convertirlo en un "derecho". Por ejemplo, el matrimonio gay es pasado de contrabando aduciendo que es un "derecho". Cualquier cosa puede ser mágicamente transformada en un "derecho" si eso conviene a la causa caviar. 

8. Todo caviar emplea una moderna terminología propia. 

Los caviares no han inventado nada ni han descubierto nada. Simplemente le han cambiado de nombre a todo manipulando a su antojo el lenguaje. Por ejemplo, la beneficencia pública hoy se llama "inclusión social". La repartija de los fondos públicos se llama "redistribución de la riqueza". El socialismo se trata de imponer bajo las banderas de la "equidad". La privatización del empleo por parte de los sindicatos se llama "estabilidad laboral", que también es un "derecho". La explotación de las riquezas naturales se llama "modelo primario exportador extractivista" y es señalado como nefasto porque afecta las "cabeceras de cuenca", no pasa por una "consulta previa" ni se encuadra en el "ordenamiento territorial", poniendo en riesgo a y a las "poblaciones vulnerables". Hoy necesitamos ya un diccionario especial para entender el vocabulario caviar. 

9. El caviar es dueño del pensamiento correcto y moralmente superior. 

El caviar siempre mostrará sus ideas como impersonales y desvinculadas de sus intereses. Ellos solo quieren el bien de la humanidad, los animales, el ambiente y el planeta, se preocupan por la sociedad y los más pobres, los más necesitados, los que menos tienen, los excluidos, los desfavorecidos, los explotados, los que no tienen voz, los marginados, los minusválidos, los animales, las anorgásmicas y todo ser vivo sufriente sobre este mundo, incluyendo, desde luego, los terroristas que solo son "luchadores sociales" que ansían el cambio. Ellos no tienen ningún interés personal, lo hacen por el bien, aunque sus asesorías son las mejor pagadas por el Estado. 

10. Un buen caviar es confrontacional y no cede ni un paso. 

El caviar jamás escucha razones del oponente. No tiene sentido hacerlo ya que la posición del caviar es moralmente intachable e intelectualmente superior. Por ello la primera actitud de un caviar es distinguirse de los demás apelando a su alcurnia, apellido, origen, títulos académicos y cargo actual. El segundo paso es descalificar a su oponente cubriéndolo mediante alguna mácula moral, como ser fujimorista o aprista, facho o DBA. El tercer paso es rehuir el debate asumiendo que no tiene sentido hacerlo con alguien moral e intelectualmente inferior, que es un defensor del "sistema" y "opuesto a los cambios que el país necesita y que las mayorías claman".