viernes, 15 de abril de 2016

¿Cuál giro a la derecha?


Escribe: Dante Bobadilla Ramírez

Son varios los medios, incluyendo algunos internacionales, que destacan los resultados de las últimas elecciones como un "giro a la derecha", como si el Perú hubiera sido parte de la ola izquierdista que afectó a la región sudamericana en el presente siglo. De hecho no es así. El Perú nunca fue parte de la ola chavista y. es más, hasta podríamos afirmar que el Perú nunca fue de izquierda.

El panorama electoral del presente siglo ha estado dominado por un marcado antifujimorismo antes que por las veleidades históricas entre la izquierda y la derecha. El fujimorismo y el antifujimorismo han sido el denominador común de la política en lo que va de este siglo. No es claro distinguir en cada uno de estos segmentos cuánto hay de izquierda y cuánto de derecha. Debemos recordar que Alejandro Toledo gana las elecciones del 2001 siendo el portaestandarte del antifujimorismo. Luego en el 2006 se asomó el rostro del chavismo encarnado en Ollanta Humala, quien nunca se perfiló como un claro candidato de la izquierda tradicional. Su ideario era un sancochado. Incluso cuando logró el triunfo en 2011, Ollanta Humala abjuró de sus poses de izquierda y lo primero que hizo en su gobierno fue desinfectar su gabinete de izquierdistas. 

Entonces ¿cómo es que los opinólogos se atreven a decir que en el Perú hay un "giro" hacia la derecha? Nunca fuimos de izquierda. Hay que recordar que el esquema socialista que dominó al Perú en los 70 y 80 fue producto de una imposición de la dictadura de Velasco, que Belaunde no se atrevió a cambiar y que Alan García llevó al clímax. Pero el Perú nunca eligió ser de izquierda. Eso debe quedar meridianamente claro. En el Perú sabemos perfectamente lo que es la izquierda, Todo el que haya pasado por la universidad, especialmente por la universidad pública, y muy especialmente en las décadas de los 70 y 80, sabe perfectamente lo que es la izquierda. En primer lugar, la izquierda no es democrática. Son un conjunto de iluminados que se pelean por tener la verdad más pura. Son totalitarios, dogmáticos, autócratas y dueños de la verdad, incapaces de consensuar.

Lo que vemos en estos días en la izquierda es más de lo mismo: intransigencia y radicalismo. Eso es lo que representa la izquierda: totalitarismo dogmático, incapaces de hallar una posición intermedia ni de escuchar al otro. Habría que estudiar por qué la sierra sur empobrecida le da votos a la izquierda. En todo caso, no se puede afirmar que el Perú haya tenido un giro a la derecha. Desde que Fujimori tiró a la basura el modelo económico de la izquierda socialista y estatista, el Perú es de derecha.