sábado, 10 de junio de 2017

Los corruptos se pasean mientras nos ocupamos de escándalos


Por: Juan Carlos Vásquez Peña

Las últimas semanas se han caracterizado por escandaletes de alto impacto en medios y redes sociales pero de poca relevancia sustancial. Estos escandaletes, fortuitos o no, están sirviendo para tapar lo realmente importante: que ya estamos bien adentrados en junio y hasta ahora no se tiene noticia de los corruptos con fuerte llegada en los medios, y, salvo “peces chicos y medios”,  no se tiene capturados a los más altos funcionarios beneficiados con la década en que la corrupción brasilera invadió todo el Perú y gran parte de Sudamérica como una plaga incontrolable.

La primera semana de junio, el escándalo se debió a la competencia de bebidas alcohólicas “Selección Mundial Bruselas”, realizada este año en Chile y donde el pisco peruano no podía competir con esa denominación por una ley interna del país anfitrión, por lo que algunos industriales peruanos decidieron participar siguiendo las normas sin hacerse mayores problemas. Pero acá se desató el escándalo y el patrioterismo destemplado, dedicando horas en programas periodísticos y noticieros al debate ocioso, hasta que Indecopi se vio obligado a actuar "de oficio" (definición usada para indicar que Indecopi actúa recién cuando hay escándalo de por medio) para meter su cuchara e impedir que las bodegas participen en el concurso, como si fuera su plata la que está en juego. En esos días también se venció la “confidencialidad” de las declaraciones de Odebrecht con respecto a los sobornados en otros países, pero a diferencia de Colombia, Panamá, Ecuador, República Dominicana, etc, aquí no se sabe hasta ahora quienes más son los involucrados en la trama corrupta, la cual según informaciones extraoficiales, incluyen 18 influyentes periodistas limeños.

La segunda semana de junio, cuando ya el escándalo del pisco había bajado, sale un tema venido de Panamá, sobre la leche Pura Vida que muestra una vaca en su etiqueta, aunque, como dice claramente la misma etiqueta, es una fórmula láctea. Nuevamente se armó el escándalo en medios y redes condenando a Gloria por "engañar" al público. Indecopi otra vez actúa “de oficio” para ordenar el retiro del producto del mercado hasta que el asunto se aclare. Y mientras tanto, un ministro “exThorneSionador” chantajea al contralor y sigue sin aparecer la lista de periodistas y gente de clase alta limeña implicada en las corruptelas de Odebrecht. Los peces gordos siguen libres y riéndose. Se libran de investigaciones (Graña, Barata), son excarcelados (Moreno) o ni los mencionan (Villarán, Humala, Toledo).

¿Qué nuevo escandalete se estará cocinando para esta tercera semana de junio? No se sabe aún, pero lo único cierto es que viviendo de escandalete en escandalete y sin acciones decididas contra los corruptos, cada día que nos acercamos al 2021, lo hacemos para votar otra vez con pánico y terror. La mayoría de gente está hastiada pero eso no lo nota la caviarada, que parece vivir los últimos días de Luis XVI, pensando en escapar del guillotinazo con vida y propiedades intactas.