sábado, 22 de abril de 2017

La demagogia del Congreso con ESSALUD


El Congreso acaba de aprobar otro mamarracho legislativo del que nadie dice nada. Una ley sustentada apenas en la demagogia barata y la irresponsabilidad política, contradiciendo además al Ejecutivo y sus razones técnicas por las que observó el adefesio legislativo. Lo único que les interesa a los irresponsables demagogos del Congreso es posar como benefactores. Claro, siempre son muy buenos para posar como benefactores cuando se trata de usar el dinero ajeno. En este caso el de los aportantes de ESSALUD. Ni siquiera estamos hablando del presupuesto nacional.

Cabe anotar que la situación de ESSALUD es absolutamente irregular. Se trata de una entidad privada que ha sido usurpada por el Estado al mejor estilo de una confiscación socialista. Nadie quiere remediar esta situación anómala. A nadie le importa que ESSALUD esté secuestrada por el Estado y que hasta los congresistas se tomen atribuciones que no les corresponde, entrometiéndose en la administración interna de esta entidad que le pertenece a sus aportantes.

Tan privada es ESSALUD que los congresistas han decidido pasar a sus trabajadores CAS al régimen de la actividad privada regida por el DL 728. ¿Qué más pruebas de que se trata de un ente privado? Entonces nos preguntamos una vez más: ¿por qué el Congreso se inmiscuye en la administración de un ente privado y toma decisiones por él? Eso es una aberración que solo puede ocurrir en un país de mentes confusas y de impunidad como el Perú. Por eso mismo es que fracasaron todas las empresas estatales, porque se manejaban no con criterios técnicos sino políticos. Y esto es lo que está pasando con ESSALUD que opera en el mismo nivel de desastre que el sistema de salud manejado por el MINSA. Pero ahora, simplemente la van a llevar a la quiebra con estas medidas demagógicas. ¿Pero eso qué les importa a los irresponsables congresistas? Ellos ya cumplieron y posaron como grandes benefactores de los trabajadores. 

Tampoco entiendo esa obsesión de estos trabajadores de seguir en ESSALUD quejándose tantos años. Si a alguien no le gusta su empleo o no está de acuerdo con las condiciones laborales, lo que le toca hacer es renunciar y buscarse otro empleo donde consiga lo que busca. Además ellos aceptaron el empleo bajo esos términos. Nadie les obliga a permanecer en ESSALUD. Son libres de irse. Son profesionales de la salud y pueden encontrar empleo en muchos lugares. Pero cuando se trata de una mafia sindical con capacidad de hacer lobby político, las cosas operan al revés. Es la empresa la que se tiene que acomodar a los caprichos de los trabajadores, tal como ocurría en los tiempos de las grandes empresas estatales de los 80 que acabaron en la quiebra.

Lo realmente salomónico hubiera sido coger el toro por las astas y resolver el drama laboral del país. ¿Por qué se hace necesario un régimen como el CAS? Simplemente porque las leyes laborales regulares son tan absurdas que nadie quiere cumplirlas o nadie puede cumplirlas sin ponerse en riesgo de irse a la quiebra. Han inventado tantas gollerías laborales, mal llamadas "derechos", que nadie quiere pagarlas. Si no quieren regímenes CAS o SNP o cosas por el estilo, pues ya es hora de que sinceren las leyes laborales eliminando tantas gollerías.

Bajo las actuales leyes laborales, las empresas no solo deben pagar el costo del trabajo, sino que tienen que mantener prácticamente al trabajador de por vida, quien se convierte en dueño absoluto del puesto laboral. Es decir, el empresario crea un puesto de trabajo, pero apenas contrata a alguien, este pasa a ser el dueño de ese puesto. ¿Dónde se ha visto semejante barbaridad? Los trabajadores salen muy costosos en el Perú. Esa es la razón del desempleo juvenil, el subempleo y del 70% de informalidad que existe. Pero nadie tiene cojones para cambiar esta situación desde la propia Constitución. Por eso seguimos en la cola de los países en cuanto a libertad laboral, pues tenemos uno de los regímenes laborales más absurdos, restrictivos y draconianos del mundo.

¿Alguien tendrá cojones para cambiar el panorama de las leyes laborales? ¿Alguien tendrá huevos para eliminar tantas gollerías laborales, mal llamadas "derechos"? ¿Alguien tendrá huevos para arreglar el absurdo sistema de ESSALUD que sigue secuestrada y quebrada por el Estado?