viernes, 14 de abril de 2017

Balance del Niño


Por: Juan Carlos Vasquez Peña

Más de 100 muertos, 150 000 damnificados directos y un millón de peruanos afectados en menor o mayor grado deja hasta el momento el “Niño Costero”, según cifras oficiales del COEN hasta el 10 de abril. El Niño que tomó por sorpresa a todo el gobierno, el cual vio de forma indolente como durante todo Febrero, Piura y Tumbes padecían tormentas todos los días y no realizó ninguna labor de mejoramiento o prevención, sino hasta que el desastre comenzó a cebarse sobre los otros departamentos costeros, desde Lambayeque hasta Ica. Ahora que la situación se va normalizando y volviendo al ritmo habitual, es necesario ver lo bueno, lo malo y lo feo de la tragedia que recientemente vivimos:

- Lo Bueno: La alta preparación de las fuerzas armadas, policiales y bomberos, a pesar de ser tratadas de forma despectiva por casi todos los gobiernos, a la hora de la emergencia fueron los primeros representantes del estado en salir a ayudar, rescatar, y confortar a los que lo perdieron todo. Mención honrosa para las iglesias y la ciudadanía en general que se volcó para ayudar a los damnificados, como pocas veces se ha visto en el país. Finalmente, el destape de algunos ministros como buenos organizadores en campo, Nieto resulta siendo una grata sorpresa, Hernández del Minagri lo estaba haciendo bien pero Eufrosina le bajó los réditos que había logrado.

- Lo Malo: La inoperancia total del gobierno ppkausa, desde el Senamhi que no advirtió con urgencia y contundencia de lo que se venía, la PCM y Kuczynski, indolentes y poco empáticos ante las lluvias en Piura y Tumbes durante Febrero. Rudecindo Vega en Lima jugando al adivino con el agua. El Indeci, cuyo jefe nacional desapareció durante toda la emergencia (y sigue no habido), junto a decenas de autoridades locales que nunca oyeron hablar de la palabre prevención.

- Lo Feo: El aprovechamiento descarado de la emergencia por parte de ciertos ministros para crear un ejército de trolls virtuales que generen tendencia a favor del gobierno en las redes. Cuando se descubrió tamaña vileza, Basombrio amenazó con encarcelar a los que difundían “rumores”. El ombliguismo y la mala leche de gran parte de la prensa limeña, cuya ojeriza al alcalde Castañeda convirtió el tema de un puente peatonal en una emergencia nacional, cuando en todo el país se habían caído para esa fecha casi 150 puentes, algunos de gran importancia para el país como el Virú o el Huambacho. Y lo más feo de todo, el video “una sola fuerza” con sujetos amorales como Alvarez Rodrich y Rosa María Palacios cantando por la unión de los peruanos, para vomitar toda una mañana entera.