lunes, 16 de mayo de 2016

Tremendo psicosocial


Escribe: Dante Bobadilla Ramírez

Una vez más la prensa apesta. No hace falta que Vladimiro Montesinos esté maquinando portadas ni reportajes dominicales. La escuela del psicosocial es vieja, la inventaron los comunistas y luego los nazis la llevaron a la perfección. La Guerra Fría fue también escenario de guerras sucias mediante el uso de los medios. En el Perú la política ha estado siempre salpicada de psicosociales, algunos tan famosos como el de la página once, que hasta hoy se menciona. La televisión hace tiempo que es el medio más usado para psicosociales, sobre todo en tiempos de campaña. Pero antes al menos tenían algo concreto que ofrecer, como el famoso "potoaudio" en que se le oye perfectamente a Lourdes Flores decir lo que dijo. Pero hoy están tan avanzados que se arman psicosociales sin tener nada, absolutamente nada. 

En efecto, el reportaje que Cuarto Poder mostró este domingo no tiene absolutamente nada concreto, excepto un personaje siniestro que sale a contar un cuento. Más o menos el estilo de Nicolás Lucar, contratando a un lumpen que saliera afirmando calumnias viles contra el entonces presidente Valentín Paniagua. En tiempos más recientes se usó a un delincuente apodado Brasil para que saliera a contar historias sucias que implicaban a Alan García aunque luego se retractó. El historial de psicosociales mediante la modalidad del testigo que cuenta un cuento es largo. Y Cuarto Poder lo ha vuelto a usar.

En resumidas cuentas el reportaje del que todo el mundo está hablando no tiene nada. Ha sido un buen show donde aparece un conocido periodista de Miami que cobra mucho dinero por hacer esta clase de trabajitos, es decir, un montaje que aparente credibilidad al relato de un cualquiera. No se muestra ningún audio ni video ni docuemnto oficial, nada. Todo es relato. Se dice que le remitieron un correo a la DEA preguntando sobre Joaquin Ramirez, luego se ve una escena editada donde hay una entrevista al paso en plena calle a una vocera de la DEA y donde solo se le escucha decir que "hay una investigación en curso". Pero ¿de qué? No se sabe. El diálogo no es claro. 

El resto es solo más relato. Todo ha sido fabricado para dar a entender, crear la idea, hacer parecer, sugerir, dejar la impresión de que Keiko está siendo investigada por la DEA y que estaría implicada en un lavado de activos con Joaquin Ramírez. Ese es todo el objetivo del montaje. La intención es clara: perjudicar a Keiko a 15 días de las elecciones. Hasta se ha elegido el momento con precisión de relojero.

Obviamente un reportaje que sugiere tan tenebrosas ideas referidas a Keiko Fujimori a 15 días de las elecciones, aunque no tenga nada en concreto, basta para que la prensa local deje todo y empiece a cacarear lo que el reportaje quería dar a entender: Keiko Fujimori está siendo investigada por la DEA. Es lo que se estuvo repitiendo en todos los medios. Ese es el nivel de la prensa, señores.

A estas horas ya la DEA ha desmentido oficialmente que esté investigando a Keiko pero no se ha manifestado respecto de Joaquin Ramírez. El daño está hecho. Ese el nivel de la prensa basura que siempre existió. No fue un invento del fujimontesinismo, como les han hecho creer a los pulpines. Esta clase de periodistas chacales está incluso reflejada en la literatura peruana en "El Sinchi" de "Pantaleón y las visitadoras". EN esa categoría habría que inscribir a los periodistas de Cuarto poder.