sábado, 30 de abril de 2016

Más demagogia y asistencialismo


Por: Paul Concha Revilla

Keiko Fujimori viene sosteniendo reiteradamente que su propuesta de gobierno es muy distinta a la que caracterizó a su padre durante la dictadura, como también en que ella sí tiene vocación democrática, pero lo cierto es que cada gesto, cada propuesta y cada acción que viene realizando durante su larga campaña electoral (pues está en campaña desde hace muchos años) demuestran que “lo que se hereda no se hurta”. En efecto, al igual que Cambio 90 durante la campaña en la que su padre derrotó a Mario Vargas Llosa sin ningún plan de gobierno y tan sólo con el cuento que no habría “shock” ni medidas de ajuste que transparentemente planteaba el escritor como única salida para derrotar la hiperinflación, Fuerza Popular tiene un plan de gobierno lleno de generalidades y sin ninguna propuesta para solucionar los problemas estructurales del país como la desigualdad, la corrupción, la brecha de infraestructura, los deficientes sistemas educativo, de salud y pensionario, etc.

La verdad es que, teniendo en cuenta la alta votación obtenida por el fujimorismo en la elección congresal, lo cual le da mayoría absoluta en el Congreso, así como la posibilidad de dominar también el Ejecutivo, resulta alarmante la cantidad de propuestas demagógicas y asistencialistas que Keiko viene formulando a la población en procura del voto popular, lo cual hace prever que, al igual que su padre, habrá total despilfarro y corrupción durante su Gobierno. Para muestra, algunos botones:

1. No solamente mantendrá los programas asistenciales de los anteriores gobiernos como Pensión 65, Beca 18, Vaso de Leche, etc., sino que implementará nuevos programas, inclusive propuestos por otros candidatos, como por ejemplo el seguro para los taxistas y moto taxistas planteado por Alan García que, por cierto, carecen de fuente de financiamiento en la Caja Fiscal. Los programas asistencialistas, por su naturaleza, son transitorios en tanto re reduce los índices de pobreza extrema, de manera tal que, estando a la innegable reducción de la pobreza de los últimos años, lo razonable es que también exista una progresiva reducción del asistencialismo en resguardo de los recursos públicos y la disciplina fiscal. Es evidente que se nos viene una “farra fiscal” en caso de triunfar Keiko, pues las expectativas de la población que la apoya deben ser satisfechas necesariamente, caso contrario, se generarán descontentos y convulsión.

2. No existe un solo país en el mundo que haya logrado incrementar la oferta de empleo con altos costos laborales. Hasta China, siendo un país comunista, tuvo que reducir al máximo sus costos laborales para poder ser competitivo en el mundo. Sin embargo, Keiko plantea demagógicamente mantener las actuales políticas laborales e inclusive incrementar los beneficios sociales, arrancando por supuesto muchos aplausos de sectores que no entienden la dinámica del mercado del empleo, pues en realidad estas medidas sólo generan informalidad con trabajadores fuera de planilla y consecuente reducción de la oferta de empleo formal.

3. Keiko ha anunciado la eliminación de los dispositivos dictados por este gobierno para eliminar la minería informal, obteniendo, claro está, el apoyo no solamente en votos sino en recursos económicos de los inescrupulosos mineros informales, líderes en la depredación de bosques y contaminación de ríos, así como causantes directos del efecto invernadero y reducción de la capa de ozono y, por cierto, también aliados de los narcotraficantes con quienes se retroalimentan mutuamente en su actividad delictiva. El argumento es que se iniciará el proceso de formalización de éstos desde “cero”, por cuanto el marco jurídico dado por este gobierno no ha dado resultados. Sin embargo, todos los expertos sostienen que la política de eliminación de la minería informal es una de las pocas cosas rescatables de este gobierno, habiéndole faltado únicamente más energía para aplicar los citados dispositivos, lo cual podría ser perfectamente concretado por un próximo gobierno con más apoyo político y con una noción clara de lo que es el principio de autoridad.

4. Keiko viene sosteniendo que rescatará la propuesta de Barnechea de “renegociar” compulsivamente los contratos del gas, sin considerar los nocivos efectos de este anuncio frente a los inversionistas y la clara contravención a un principio básico de la economía de mercado, cual es la estabilidad jurídica de la inversión recogido, inclusive, en el Art. 62º de la Constitución Política del Perú dada, precisamente, por el fujimorismo durante la dictadura de su padre.

5. Keiko ha anunciado la pena de muerte para los violadores de niños menores de 7 años, sin explicar objetivamente a la población que, para ello, resulta necesario denunciar una serie de pactos internacionales sobre abolición de la pena de muerte, es decir, retirarse de una serie de sistemas internacionales de protección de los derechos humanos, lo cual hizo su padre durante la dictadura. Sería bueno que, en aras de la transparencia, le explicara también a la población que tal retiro generará que los ciudadanos peruanos ya no puedan recurrir a la jurisdicción internacional para reclamar sus derechos en contra de los abusos del Estado Peruano.

En fin, es claro que la historia se repite, como también es claro que los peruanos no escarmentamos, pues no mienten y seguimos creyendo, nos doran la píldora y seguimos confiando, atropellan nuestros derechos y seguimos votando por ellos.