domingo, 14 de febrero de 2016

Noticias insólitas


Escribe: Dante Bobadilla Ramírez

Una de las cosas más estúpidas que he escuchado en la TV es oír al ministro Pulgar Vidal diciendo que no les temblará la mano para multar a Petroperú. ja ja ja Vuelvo a reírme. ¿Qué clase de ministro es este? Debe ser un comediante. ¿A quién trata de engañar con esas poses? ¿Acaso ignora que Petroperú es una empresa estatal? ¿A quién le interesa si el Estado multa a Petroperú? ¡Si la plata de Petroperú es plata del propio Estado! ¿Acaso cree el ministro del Ambiente que a alguien en Petroperú le interesa un comino la multa que le impongan? ¿De dónde salió este ministro?

Lo único que pasará es que cambiarán el dinero de una cuenta del Estado a otra cuenta del Estado. ¿Para qué? Solo para hacer la finta. El próximo año Petroperú igual demandará dinero del Estado y este se lo entregará generosamente, porque así es como funcionan las empresas del Estado. A nadie le importa un pito lo que ocurra con la empresa del Estado porque no es de nadie. Los directivos están allí solo como burócratas y cobran su sueldo sin importar como vaya la empresa. Incluso si esta quiebra seguirán cobrando suculentos sueldos por más de una década, que es lo que se demoran en liquidar una empresa estatal. Todavía hoy siguen funcionando numerosos comités de liquidación de varias empresas creadas por el velascato. Aunque les parezca mentira.

Uno de los mayores disparates inventados por el progresismo en medio de su delirio antiempresarial es la empresa estatal. No tiene ningún sentido ya que toda empresa por su naturaleza se sustenta en el lucro, excepto la empresa estatal. ¿En qué se sustenta la empresa estatal? En nada. En la demagogia, en todo caso, pues su objetivo no es ganar dinero. ¿Para qué se les crea? En principio los enfermos mentales de izquierda los crean a partir del robo, ya que la mayoría de empresas estatales fueron exitosas empresas privadas expropiadas abusivamente por un delirante resentido en el poder, al mejor estilo de Juan Velasco Alvarado y Hugo Chávez. A continuación, la empresa estatal solo acumulará perdidas y empeorará sus servicios.

Otro argumento para crear empresas estatales es que existen "sectores estratégicos" que deben quedar en manos del Estado. Otra vez se trata de una estupidez. No existen tales sectores estratégicos. Y si existieran, mayor razón para transferirlo al sector privado y darle incentivos para su buen manejo y funcionamiento. Por ejemplo, la infraestructura vial es estratégica para el desarrollo y está reservada para el Estado. ¿Qué ha hecho el Estado? En pleno siglo XXI solo tenemos 500 Km de autopistas de doble carril en todo el Perú. Eso es lo que ha hecho el Estado: retrasarnos. 

Si la energía es estratégica, lo que deberíamos hacer es abrirles las puertas a todas las grandes empresas petroleras del mundo para que vengan a explorar al Perú y descubrir más yacimientos. ¿Qué hacemos manteniendo a los parásitos de Petroperú que se dedican solo a rentar el oleoducto norperuano que ya tiene 40 años y necesita un recambio total? ¿Quién lo hará? De hecho no lo harán los burócratas de Petroperú porque no tienen los recursos y porque tampoco les interesa un pito que el oleoducto se siga rompiendo por todos lados. Solo están esperando que acabe el gobierno para irse a sus casas. Son burócratas a sueldo. No les interesa lo que pasa con la empresa. 

Así pues, mis estimados quechueslovacos, que no les metan el cuento de la empresa estatal. Toda empresa estatal es un fracaso rotundo. Y que no vengan con ejemplos de Codelco, la empresa estatal chilena que Pinochet dejó en manos del Estado para que las FFAA chilenas pudieran tener un canon. Siempre saldrán con el argumento trillado de que "en otros países también existen". Pamplinas. Lo que pasa es que hay idiotas en todos lados pero no por eso los tenemos que copiar. Ya está probado en el Perú que las empresas estatales no funcionan. No hay que ser tan brutos para insistir. ¿Qué esperan para privatizar o liquidar Petroperú? Si no, a todos nos saldrá más caro a la larga.