jueves, 14 de enero de 2016

Vaticano entra en la campaña


Escribe: Dante Bobadilla Ramírez

El narcotraficante Demetrio Limonier Chávez Peñaherrera (a) Vaticano salió en libertad y curiosamente se dedicó a dar declaraciones políticas despotricando contra Alberto Fujimori y advirtiendo sobre un posible gobierno de Keiko. Por supuesto, los medios le han dado toda la publicidad posible y lo han convertido en una mega estrella en menos de 24 horas. Hoy es portada de varios diarios con el titular "Fujimori sabía" en letras rojas enormes cruzadas sobre su foto. Estamos en campaña y nada es casual. Este es un psicosocial hábilmente montado por alguien. Y como todo psicosocial, se desmonta con la verdad.

Empecemos por el principio: Demetrio Chavez inició su carrera de narcotraficante en los años 70, en plena época de los militares velasquistas que fueron los que realmente crearon la alianza entre el narcotráfico y las FFAA, así como con la policía en la selva peruana. Esa alianza nació en los años 70. Es en esa misma época cuando se inician los grandes capos del narcotráfico peruano, como Vaticano. Durante los años 80 el narcotráfico campeó en toda la selva y llegó a la política. El imperio de Vaticano creció gracias a la muerte de Mosca Loca y estableció vínculos con los carteles colombianos que estaban en boga.

A Demetrio Chávez Vaticano se le acabó la buena suerte con la llegada de Alberto Fujimori al poder. Fue capturado en 1991, pero sospechosamente el Poder Judicial le dio libertad. Vaticano sabía perfectamente que lo iban a volver a capturar, por lo que decidió huir a Colombia a buscar ayuda de sus socios Orejuela en Cali. La policía peruana alertó a la colombiana, la que montó el cerco hasta capturar a Vaticano el 10 de enero de 1994. Fue deportado al Perú, donde se le trató con especiales medidas de seguridad y condenado a prisión por 27 años, luego reducido por la siempre benevolente justicia progresista a 22.

Así que toda esa basura que anda repitiendo Vaticano sobre Fujimori no son más que mentiras. Es obvio que este delincuente sin escrúpulos tiene un negocio entre manos, para lo cual cuenta con el extraño apoyo de toda la prensa basura. La pregunta es ¿quién se beneficia con todo lo que dice Vaticano? ¿Qué mano está detrás de este psicosocial?

Es evidente que el gobierno -y especialmente la primera dama- ha montado una campaña contra Keiko. Nadine no deja de tuitear contra Keiko a diario. Aparte de eso, habría que ver qué candidato está subiendo en las encuestas y tiene el dinero suficiente para montar psicosociales mediáticos. No olvidemos que el tio rico Acuña tiene a varios medios cogidos de las bolas con la millonaria publicidad de la UCV y sus otras universidades, además que varios periodistas están en la planilla de la UCV como docentes o conferencistas bien pagados. Además, el Chapo Acuña tiene el mismo nivel moral y cultural de Vaticano. Así que esta alianza, por lo menos a mi, me parece obvia.

Lo que si es claro y sin duda alguna es que todo lo que viene diciendo Vaticano es mentira. Y desmentirlo es muy fácil. Como dije: basta con revisar su historia y ver en qué gobiernos reinó y creció, y en qué gobierno cayó Vaticano. Ya basta de tanta basura antifujimorista en campaña. ¿O quieren repetir la inmundicia del 2011?