jueves, 26 de noviembre de 2015

La Artes, Las Letras, La Derecha Popular


Escrito por: Elvis Occ

Si la cultura dominante establece gobiernos politicos entonces la izquierda política (progres, caviares o mamertos) es la cultura dominante que a puesto o copado el gobierno, mismo que ha ejercido su influencia en la política judicial, legislativa, educacional, ambiental y cuidado que hasta económica de este país. Una de esas políticas ha sido el grosero uso de la sub ideología igualitarista y el politicocorrectismo para dominar desde las organizaciones (no necesariamente partidarias) el lenguaje y la cultura en general. La lengua y la cultura están plagadas de izquierda cultural, desde los cometarios en un manual de redacción y estilo literario hasta los soterrados objetivos de una plataforma bloguera cool en el ciberspace, pero nadie lo percibe. Esa ha sido una ingeniosa y efectiva estrategia que la izquierda a perfeccionado a lo largo de décadas de activismo y que la derecha ideologica (la poca que hay) mira desde la otra vereda, desde afuera.

Es pues de necesidad inmediata para el desarrollo de un contraataque cultural el apoyo de los intelectuales y artistas de derecha que debe traducirse en contundentes acciones metapoliticas. La idea es que las mentes mas brillantes y cultas participen activamente desde sus reductos con ese talento y convicción política necesarios para el rescate y reconversion de nuestra derecha popular. Antes que Gramsci lo dijo el filosofo alemán, Max Scheler: "Pasaran muchos años para que esta élite incipiente, hoy todavía muy restringida a la critica de la cultura, esté madura para la realidad de la vida de manera que sea capaz también de aparecer en el espíritu de nuestra política, a fin de suplantar a los gobernantes y mantenedores de la presente conducción alemana." En eso la izquierda política tiene una larga e histórica ventaja sobre la derecha, tanto así que sus "intelectuales" tienen el casi exclusivo monopolio del pensamiento analítico y critico en el mundo académico local. 

La izquierda política y su politicocorrectismo ha logrado anestesiar el desarrollo de la mente critica de nuestros jóvenes y con el igualitarismo pretenden cercenar el estímulo que propele al ser humano a ir por más y mejores metas. Nuestra derecha debe ser el ariete que derribe tapias con publicaciones culturales e intelectuales justo allí donde la izquierda cultural se ha posicionado formando enclaves mediáticos. Si la política es sinónimo de corrupción, una labor comunitaria importante aunada a un activismo cultural de calidad, pueden ser referentes que alimenten la derecha popular en nuestro país, lejos de la desconfianza generalizada contra los partidos o ciertas figuras políticas. Seamos realistas! Ya que en estos tiempos el poder se mide más en términos sociales y culturales antes que electorales, se hace imperativo la conquista cultural y social por parte de nuestra derecha aquí y ahora.

www.elvisocc.org