martes, 20 de octubre de 2015

El desgobierno en picada


Escribe: Dante Bobadilla Ramírez

Las últimas movidas del gobierno de Nadine han sido posar para la foto. Primero mostrándose como una familia piadosa, vestidos todos de morado para recibir a la procesión del Señor de los Milagros, con los niños incluidos en el montaje. Al día siguiente aparecieron en un mega evento burocrático diseñado solo para que la parejita presidencial pudiera posar como los más grandes benefactores del pueblo en toda la historia. Sin ningún reproche presupuestal, decidieron utilizar el costoso recinto del Centro de Convenciones recién inaugurado para montar su circo de la Inclusión Social, una especie de feria de programas sociales donde el público podrá apreciar la generosa bondad del régimen.

Paralelamente, el gabinete regentado por un cada vez más desquiciado Pedro Cateriano, cocinaba la ofensiva política en desesperado intento de proteger a la primera dama, porque de eso se trata después de todo. El gabinete en pleno apareció en pantalla como una banda de injertos para desafiar a toda la clase política con mensajes incoherentes. Era obvio que se venía algo pero no lo dijeron. Solo armaron el show para advertir que si censuran a su ministro las elecciones peligraban. ¿Cómo así? Nadie pudo entenderlo. Con cara de pitbull en celo, Cateriano se limitó a quejarse de que ahora ya no tenían "mecanismos de defensa" constitucionales, es decir, ya no podían disolver el Congreso.

Recién esta mañana supimos la razón de tanto show y tanto palabreo. La procuradora especial para el lavado de activos, Julia Príncipe, que había acogido la investigación de las agendas de la primera dama fue destituida. Primero fue la censura a la que trataron de someterla para que no diera declaraciones a la prensa, ahora simplemente la echaron. Y todo por proteger a la primera dama. No hay más razones. Detrás de todo está Nadine Heredia que sigue demostrando que ella tiene el poder. De otro modo nadie entiende cómo un gabinete de políticos puede ser tan torpe, llegando incluso a la estupidez, de arriesgarse a una censura de gabinete. ¿Para qué? ¿Por una procuradora?

La verdad es que no sorprende la torpeza con que actúa este gobierno en el campo político. Nunca supo dialogar. Su método es la confrontación abierta con discurso inflamado, lleno de insultos a toda la oposición. Es el típico modelo de la izquierda barata latinoamericana, sustentada en la matonería y el abuso del poder, desde Cuba y Venezuela hasta Ecuador, Bolivia y Argentina, La diferencia es que ellos si tienen poder político, partidos y grandes movimientos sociales que los respaldan, además de mayoría en el Congreso. Pero el gobierno de Nadine Heredia no tiene nada de eso, su partido se cae a pedazos y cada semana alguien deja su bancada. Los mastines que tiene en el Congreso son una tira de idiotas incapaces de articular un mensaje. ¿En qué se sustenta este gobierno hoy?

Para colmo el hermanísimo Ilan Heredia compareció ante la comisión del Congreso que investiga el caso de las agendas y no quiso responder, acabó comportándose como un matón de barrio, insultó a los congresistas y se fue riéndose y amenazando a todos. ¿Pero qué se creen estos payasos de los Humala y los Heredia? ¿Creen que están en su chacra y pueden hacer lo que les viene en gana? Todo esto ya se pasó de la raya. Ojalá que el Congreso decida darles una lección y censure al gabinete en pleno. Esto es una democracia, no el imperio de los Humala-Heredia. 

Que se vayan a sus casas por cretinos y que el próximo gabinete esté presidido por alguien que tenga pantalones para no dejarse manejar por la primera dama. Aunque eso está difícil. Solo queda esperar que este gobierno se largue de una vez y que los peruanos nunca vuelvan a votar por una banda de trepadores sin trayectoria, respaldados por una izquierda siempre resentida e irresponsable.