lunes, 20 de julio de 2015

Cortinas de humo desde palacio


Escribe: Dante Bobadilla Ramírez

Sumergidos como están en el fango de su desprestigio, ahogándose en los escándalos de corrupción y huyendo de las investigaciones a la primera dama, al nacionalismo no se le ocurrió mejor idea que recurrir a una treta propia de Vito Corleone y Maquiavelo: montar un falso escándalo alrededor del esposo de Keiko Fujimori. El llamado a montar el infundio fue, una vez más, La República, ese diario de izquierda especialista en psicosociales y guerra sucia, además del franelismo oficialista.

La progrería anda con los nervios de punta porque las encuestas colocan a Keiko en el primer lugar de las preferencias, con sólidos 33% de base, además de que el fujimorismo está muy próximo a tomar el control del Congreso. Para colmo, ninguna candidatura de izquierda prende fuego. Todo lo cual evidencia que la sucia campaña montada por la izquierda histérica antifujimorista empeñada en arrojar estiércol a diario, no ha servido para nada. Peor aun, los enfermos mentales de izquierda se han reducido a la nada electoral. Son fantasmas que pese a su patética realidad, no dejan de hacer lo único que saben: guerra sucia contra el fujimorismo. Es ya parte de su ADN.

Como las sospechas sembradas contra Keiko Fujimori se respondieron de forma sencilla: "trabaja para el partido con sueldo que figura en planilla", ahora se han ido contra su esposo. Nadie se explica por qué el señor Mark Vito tiene ser objeto de investigación y análisis, puesto que es un hijo de vecino más, como cualquier otro, y bien puede vivir rascándose las bolas, si así le place. Sin embargo, para los esquizofrénicos de izquierda resulta de vital importancia saber por qué Mark Vito no figura en Infocorp, como si eso fue gran cosa.

Por supuesto, el bulo ha sido rebotado en carambola por otros medios, incluyendo ¡cómo no! a la agencia oficial Andina, que siendo del Estado es usada por el régimen como canal nacionalista. Ahora Andina se presta perfectamente a las campañas dirigidas desde Palacio o la DINI en contra de un grupo político de oposición, como si estuviéramos ya en la Venezuela chavista. Los congresistas del nacionalismo han pedido que se investigue al señor Mark Vito por no tener movimientos bancarios. Es decir, mientras presentan por un lado recursos legales para impedir levantar el secreto bancario de la primera dama, que actúa como funcionaria de este gobierno y maneja recursos públicos, como es obvio y visible, por otro lado piden investigar a un don nadie (porque eso es lo que es el señor Vito: nadie), exigiendo levantarle el secreto bancario. Chavismo puro.