domingo, 31 de mayo de 2015

El circo de Nadine y sus 7 enanos


Escribe: Dante Bobadilla Ramírez

La visita de Nadine Heredia al Congreso fue ocasión para volver a ver el patético espectáculo de franeleros, chupamedias y felpudinis que se aglomeran como una nube de zancudos alrededor de la primera dama. Fue una nueva ocasión para observarlos, pues se trata de una penosa tradición de la política peruana donde lo que abunda son esta clase de alimañas y seres rastreros que le deben su posición exclusivamente a su condición de reptil político, cuya única virtud es la salamería y lealtad incondicional a su ama y señora, en este caso. 

En la primera linea de adulones estaba Josué Gutiérrez, compinche de Alexis Humala en el affaire ruso en que viajaron a negociar contratos antes de tomar el poder, caso que hasta ahora no se investiga a fondo en el Congreso. Además del blindaje, el hueleguisos nacionalista que luce una gigantografía de Nadine en su oficina, ha sido nombrado vocero del partido y colocado en el panel de la combi nacionalista como uno de esos perros de adorno que mueven la cabeza según el movimiento de la combi. Su papel es negar todas las acusaciones y desvirtuar los cargos. Es el papel de escudero que ha hecho famoso a tantos peleles en la política peruana.

Pero además, la visita de Nadine al Congreso sirvió para resucitar a los trolls nacionalistas que se hicieron presentes en las redes y en las calles. Deben ser, como en el caso de la ex alcaldesa Susana Villarán, funcionarios contratados en oficinas públicas para aplaudir a la primera dama y gritar consignas a favor de Ollanta. Las planillas del Estado se han llenado con trolls y hasta se han abierto oficinas destinadas a al troleo, como lo hizo Susana Villarán con su famosa oficina de Social Media en la MML a cargo de la progre Paola Ugás.

La presentación de Nadine Heredia ante una comisión del Congreso fue inútilmente reservada porque no respondió nada. Acudió con su abogado y una estrategia definida para no responder lo que en su parecer no estaba directamente relacionado con los fines de la comisión. Era ella la que decidía qué pregunta era pertinente. Ante cualquier pregunta incómoda de Mauricio Múlder, el coro de áulicos nacionalistas que llenó el recinto empezaba a chillar cual monos excitados. Al final Nadine se fue sin decir nada. Sin embargo la sarta entera de chupamedias nadinistas salió ante los medios a afirmar que todas las dudas habían sido plenamente despejadas. 

Es obvio que este gobierno será investigado tarde o temprano. Debería serlo para que esta clase de trepadores y saltimbanquis no sigan aprovechándose de los peruanos. Parejitas de ambiciosos que se meten a la política a hacer su negocio familiar, como las de Toledo-Karp y Humala-Heredia, debe ser extirpadas de la escena pública. Las misteriosas fuentes de financiamiento que utilizan esta clase de trepadores tienen que ser puestas al descubierto. El dinero del chavismo que llegó a raudales desde que Ollanta inició su aventura política debe ser revelado y castigado, así como el de los mineros ilegales o el de sus últimos mecenas brasileros que incluye a poderosas y mafiosas empresas. La política no debe caer en manos de ambiciosos y trepadores sin oficio ni beneficio. La demagogia no debe pagar.