lunes, 16 de marzo de 2015

El llanto progre


Escribe: Dante Bobadilla Ramírez

El llanto progre por el borrado de unos murales adefesieros en el centro de Lima ha llegado a niveles de histeria. Por un lado es el afán de defender a la ex alcaldesa Susana Villarán, quien todavía tiene a sus ayayeros y mermeleras muy activos en la prensa, y por otro, se trata de fustigar a Castañeda por todo lo que haga y no haga. La verdad es que esos murales eran de muy mal gusto y además eran impertinentes en el centro de Lima. Así que están bien borrados. Y esto sin necesidad de decir que la mayoría de ellos ya estaban bastante deteriorados al estar expuestos al medio ambiente y a la misma gente que deja inscripciones y grafitis. 

El progresismo es muy elemental en su pensamiento. Para ellos basta que algo tenga la etiqueta de "arte popular" adherido a la espalda para que agachemos la cabeza y lo veneremos como un tótem. Todo lo que suene a "cultura" es para ellos sagrado. No solo tiene que ser idolatrado sino que debe ser impuesto a la gente a la mala. Y si no te gusta eres tachado de ignorante, inculto y salvaje. Es lo que le gritan ahora al alcalde Castañeda y a todos los que aplaudimos el borrado de esos adefesios.

Lo peor de todo no es que el culturismo progre sea imperativo, totalitario y de mal gusto, sino que le abre feliz las puertas al terrorismo reciclado. El arte popular de Sendero Luminoso se hizo presente en los murales a cargo de un militante del MOVADEF que anda reclamando la liberación de los "presos políticos" y de Abimael Guzmán. En el colmo de la estupidez y la cucufatería, Rosa María Palacios, conocida mermelera villaranista y enemiga jurada de Castañeda, ha chillado por el borrado del mural senderista aduciendo que estaba la cara del padre Lancier. ¿Y qué con eso? ¿Acaso por ello deja de ser un mural senderista que reclama por la liberación de sus "presos políticos"?

Además de grotescos, impertinentes y huachafos, esos murales colorinches no van de acuerdo con el carácter clásico y monumental del centro de Lima. Si quieren expresar su "arte popular" pues que se vayan a cualquier distrito popular. Las paredes de varios mercados podrían ser el lugar más adecuado para mostrar ese arte sin perturbar el espíritu colonial de Lima. Hace varios años hubo un proyecto para llenar las paredes de la Vía Expresa con murales. Se hicieron algunos, incluso un magnífico mural obsequiado por Fernando de Szyszlo que fue lamentablemente destruido para dar paso al edificio de Interbank. No recuerdo que nadie se haya querido cortar las venas por la destrucción de aquel bello mural. Ni siquiera hubo una nota de lamento. Nada. Y es que don Fernando de Szyszlo no es un progre, no pertenece al Olimpo caviar. Más aun, ha dicho claramente que el centro de Lima no es para andar llenándolo de murales adefesieros. 

Así que bien harían las plañideras del progresismo culturiento en respetar la opinión ajena y dejar de armar tanto bochinche por semejantes mamarrachos.