jueves, 12 de junio de 2014

Palabra de Caviar


Escrito por: El Viejo Reino/EXPRESO

Uno
La naturaleza humana es proclive a la mentira. Por eso, no sorprende que cierta clase política subdesarrollada emplee el recurso demagógico para adornar su incapacidad. Lo que sí es francamente abracadabrante es que algunos, por ingenuidad o conveniencia, apoyen la mentira. Esto que hoy está haciendo Susana Villarán se llama "curvar la realidad". Nuestra progresía es experta en tres cosas: sablear a la Fundación Ford, lanzar mierda con ventilador a los comandos "Chavín de Huántar" y vendernos el sebo de la "construcción de ciudadanía" cuando se trata de su gestión municipal. Ciertamente, Favre es hábil en el arte de disfrazar la ineficacia, pero los triunfos de la izquierda se construyen sobre los complejos de la derecha. Amigo de Villarán: si apoyas a la izquierda experta en "curvar la realidad" sin denunciar la incapacidad manifiesta de sus cuadros y planes de gobierno, mereces ser ahorcado con la soga que hoy regalas a la chalina. La izquierda peruana nunca ha tenido aliados duraderos: o utiliza al ingenuo o aniquila al enemigo. Su palabra no vale nada. Apoyar a la peor alcaldesa de la historia de Lima equivale al suicidio político. El resto, poesía.

Dos
El desastre que es Brasil en este momento tendría que hacer reflexionar a dos personas en concreto: a la presidenta Nadine Heredia y a quien quiera que sea el reemplazo de Carolina Trivelli en el Midis. El modelo brasileño de subsidios y transferencias directas ha fracasado. Los programas sociales hacen agua y son entornos de corrupción. Brasil está destruyendo en dos meses lo que se esforzó en construir durante veinte años. El Estado servil, en Latinoamérica, ha demostrado ser, ante todo, un Estado francamente ineficaz. Prepárate, político peruano: los troscos aburguesados como Favre se multiplicarán de cara a las presidenciales. Esos son los primeros en abandonar los barcos que se hunden: revolucionarios de clavicordio y oporto, falsos valores del antiimperialismo tropical.

Tres
Mujer y hombre de buena fe: acudan a contemplar el documental de ese grande que es Lucho Cam sobre nuestro Ernesto Pinto-Bazurco. Allí encontrarás la diferencia entre un líder que transforma con su ejemplo y el sóviet de mentirosos que solo saben medrar curvando la realidad.