jueves, 5 de junio de 2014

La derecha inculta


Escribe: Dante Bobadilla Ramírez

¿Alguna vez se ha preguntado cuál es la causa de que las columnas de Aldo Mariátegui sean, por lo general, sólo un juego de insultos y humor monse?

Así es como Diego empieza su artículo. Es un amigo que aun está pagando los costos de la juventud, esa etapa insalvable donde la idiotez se te escapa por más esfuerzos que hagas por controlar tus esfínteres. Habría que decir que empieza entrando con el pie en alto. Lanza una pregunta osada que yo al menos jamás me había planteado. Luego recapacito y pienso que la columna de Aldo Mariátegui es como es porque él lo ha planteado así: un artículo diario, breve, simple, claro y directo a la yugular del enemigo, fiel a su estilo jodón y tomándose las libertades que le permite el editor. ¿Cuál es el problema? A Diego no le gusta. Siente que  no está a la altura de su nivel intelectual. Lo que Diego quisiera es ver citas académicas a por lo menos tres autores de talla, referencias a alguna teoría social de moda. Es decir, lo que Diego espera es un artículo al más puro estilo progre. 

Para resumir el asunto Diego sentencia que la derecha es inculta y que además desprecia la cultura. Para variar lo sustenta apelando a 4 autores contundentes: Axel Kaiser, Maragall, Bertold Brecht y Althusser, con citas puntuales que no dan pie a ninguna duda ni refutación, tal como Diego lo entiende. Digamos que incluso es poco para él. Lo he visto citar a más de diez autores al hilo, con lo cual queda claro que él no es inculto y, desde luego, no forma parte de la derecha ni en sueños. 

Lamentablemente el artículo de Diego no deja de ser achorado y monse después de todo. Y lo peor es que no es ninguna novedad. Más bien es un refrito. Muchos son los que le cargan a la derecha el distintivo de inculto. No hay que ser un genio para decirlo. Si hasta Marcos Sifuentes ironizó un día señalando que el mayor referente cultural de la derecha era Martha Hildebrandt. Y hace menos tiempo que Juan Carlos Tafur, sin recurrir a ningún autor ni hacer drama, acuñó un genial concepto juntando solo tres palabras: Derecha Bruta y Achorada. Hoy la DBA forma parte del diccionario político peruano. No hay que ser pues tan exquisito para afirmar con voz engolada y con cuatro autores lo que todos chillan desde sus ventanas de palomilla progre. 

Lo que cabría examinar a fondo es más bien si esta imagen de la derecha es real. Para empezar habría que establecer qué define lo que es ser un intelectual. Hay progres que garabatean unos poemitas en un blog y ya se sienten con derecho a inscribir su nombre en el muro de la intelectualidad. Otros creen que publicar un libro sin mayor trascendencia pero abordando temas sensibles como la discriminación los eleva al Olimpo intelectual. En fin. Para Diego no cuenta el hecho de que la derecha se pase la vida analizando la economía y desarrollando proyectos, que es lo que nos da de comer a todos finalmente. Más aun, se queja de que a la derecha solo le interesa la economía y algunos campos del derecho, y que por eso no entendemos los conflictos sociales. Nos acusa de "anorexia cultural" porque no entramos en la "batalla de las ideas". 

¿Realmente importa ingresar al manicomio donde un grupo delirante se pasa la vida discutiendo teorías? Desde mi perspectiva creo que es más importante manejar el mundo. Si otros creen que es importantísimo vivir en una  "batalla de ideas" y ser un "intelectual" están en su derecho. Pero francamente no creo que eso les otorgue ningún estatus superior. Siempre será mejor tener el control de la realidad y dejar que otros se alucinen intelectuales, que sigan llenándose de palabrería, masturbándose mentalmente para soñar con sociedades perfectas y explicar los males del mundo mediante teorías retorcidas. Lo único cierto es que en los hechos son unos incapaces.

De hecho concuerdo plenamente con una crítica que Diego hace a la derecha: "allí aparecen los que creen que el subdesarrollo del país estriba en que tenemos demasiados sociólogos o escritores, o que el racismo es pura retórica de acomplejados". No sé por qué cree que eso es una forma violenta de pensar pero es un hecho que nos sobran "intelectuales" y nos faltan ingenieros y técnicos. Sin duda la derecha es una manera práctica de enfrentar la realidad. Si eso no es intelectual o cultural me tiene sin cuidado. Lo que importa es quién maneja y controla el mundo. Lo demás es pura pastrulada.