miércoles, 9 de abril de 2014

Delincuentes con licencia municipal


Escribe: Dante Bobadilla Ramírez

En un video que ya dio la vuelta al mundo se observa a una cúster de transporte público de Lima, invadiendo la vereda con total normalidad para adelantar a otra unidad, arrasando a su paso con peatones, atropellando a una joven y luego pasarse la luz roja abriéndose paso entre varios vehículos. Una imagen que debe llenar de indignación a cualquiera, aun cuando la atropellada siga viva. Pero lo más indignante es que se trata de una escena cotidiana en Lima. La bestia que conducía la cúster luego de su hazaña se fue de largo sin importarle nada lo ocurrido. Solo pudo ser intervenido unas cuadras más adelante, aunque al final se fue a su casa muy campante. Acá no pasó nada. Es la rutina diaria de los limeños.

Luego nos enteramos de que la bestia tenía más de 30 pepeletas impagas, la mayoría de ellas muy graves, lo cual es también absolutamente normal en Lima, donde el transporte público está a cargo de delincuentes con licencia municipal para matar. La mayoría colecciona papeletas como si fueran estampillas. Cuando atropellan a alguien o causan algún accidente simplemente se dan a la fuga. Esto es Lima señores. ¿Y a quién le importa? ¡A nadie!

La opinión pública y mediática se concentran siempre en culpar al conductor. Esto es como culpar al perro por morder a un niño en el parque. Nadie se pregunta por qué ese conductor está circulando por la ciudad tan alegremente. Lo hace por la sencilla razón de que cuenta con una licencia otorgada por la Municipalidad Metropolitana de Lima, una auténtica licencia para matar.

Las preguntas que uno debe hacerse son ¿de quién es la responsabilidad de que existan tres veces más unidades de transporte de las que Lima necesita? ¿De quién es la responsabilidad de que las principales avenidas estén saturadas de unidades de transporte público sin ningún criterio de racionalidad? ¿Quién es responsable de que las unidades de transporte público sean chatarras destartaladas y sucias y que no exista un estándar mínimo de calidad para prestar el servicio de transporte público? O sea, en pocas palabras ¿quién otorga las licencias sin ningún criterio de control? La respuesta es una sola: la Municipalidad Metropolitana de Lima. El sistema se llama: pague en caja y haga lo que quiera. Cualquier inconveniente se arregla por lo bajo. 

Claro que no es solo culpa de la actual gestión, que tampoco ha hecho absolutamente nada al respecto. Es culpa del sistema nefasto de encargar a la MML el control del transporte público sabiendo que las gestiones ediles están llenas de incapaces, y sabiendo que el municipio es una mafia organizada de corruptos. ¿Cuándo las autoridades van a cortar de raíz esta situación, creando una sola entidad técnica y autónoma que controle el transporte público en Lima y Callao, una sola entidad que sea gestionada por técnicos convocados por concurso público y tenga en sus manos todo el circuito completo de lo que atañe al transporte público?