martes, 25 de febrero de 2014

La realeza venezolana


Por Javier Paz García

De la Venezuela chavista uno puede (y debe) esperar esas noticias insólitas propias de las repúblicas bananeras de los cuentos de García Márquez. La última que nos llega es que el actual presidente Nicolás Maduro, no ha podido desalojar a dos hijas del fallecido Hugo Chávez de la residencia presidencial. Rosa Virginia y María Gabriela Chávez Colmenares, cual si fueran hijas de un rey y herederas del trono, han decidido seguir viviendo en la residencia destinada para los presidentes de un país que gracias al chavismo dejó de ser república.

Sin lugar a dudas Hugo Chávez en su tiempo de gobernante robó lo suficiente para garantizar un futuro bastante holgado a toda su descendencia. Las señoritas no se salen de la Casona, no porque no tengan donde caerse muertas, ni les sobren unos pesos para comprarse la mansión que gusten en el mejor barrio de Caracas; no se mudan, no por ausencia de recursos, sino porque se creen herederas de la nueva realeza instaurada por su progenitor, porque creen que el pueblo venezolano tiene la obligación de rendirles pleitesía y seguir pagando sus cuentas en agradecimiento al (desastroso) legado de su padre. Porque si el Comandante Chávez manejó a un país entero como si fuera de su propiedad, pues entonces ellas son legítimas herederas con tanto o mayor mérito que el mismo Presidente Maduro para vivir en la residencia presidencial. Y tampoco podemos atribuir el retraso al luto, la congoja o la depresión ya que, según las noticias que nos llegan, las hermanas viven haciendo fiestas lujosas y subiendo a las redes sociales fotos disfrutando de sus viajes por las capitales del mundo.

Este es el ejemplo que nos da el socialismo del siglo XXI. Un país riquísimo que ha sido empobrecido a tal punto que la mayoría de los venezolanos tienen dificultad para conseguir leche y papel higiénico, mientras una élite corrupta que llegó al poder bajo el falso discurso socialista de la austeridad y la solidaridad vive una vida de reyes. Hoy los venezolanos son más pobres, más violentos y menos educados que cuando Hugo Chávez inició su gobierno. Esa república que fue ejemplo de democracia y tolerancia cívica ya no existe. ¡Que viva la monarquía!


http://javierpaz01.blogspot.com