martes, 25 de febrero de 2014

El costo de la corrupción bolivariana


Por Xavier Serbia

Las empresas están dejando de producir en Venezuela por falta de dólares gracias al control del gobierno, ineficiencia y lo más importante: corrupción.

El caso Toyota

El pasado 5 de febrero Toyota de Venezuela había informado a sus trabajadores que a partir del 13 del mismo mes debía paralizar de forma “indefinida” su planta de Cumaná, estado Sucre. A pesar de las amenazas del Presidente Maduro y reuniones con el gobierno, sacaron el último lote de vehículos con el material disponible y no han dicho la fecha para el reinicio de operaciones.

¿La razón? No tienen partes de vehículos por la falta de dólares para pagar a los proveedores. Los representantes de Cavenez -Cámara Automotriz de Venezuela- le dijeron al diario El Universal que la deuda del gobierno con las casas matrices es de US$1.8 mil millones.


Entre 2008 y 2013 la industria ha vivido una larga contracción. La producción del 2013 llegó a 71,753 autos, cifra que roza la del 2003. Y el 2014 viene peor.

Según Cavenez, las siete ensambladoras que hay en Venezuela agrupan a 10 mil trabajadores directos y a unos 40 mil empleos indirectos.

Esto mismo está pasando con las aerolíneas, empresas de alimentos, construcción, hospitales y la lista sigue.

Ante la falta de dólares, menos producción lo que crear más desabastecimiento de productos y servicios en el país.

¿Dónde están los dólares?

Los dólares llegan por la petrolera PDVSA -96% de la exportación es petróleo-. Se calcula que en 2013 la estatal generó recursos entre US$82 y US$85 mil millones. Pero, debido al reparto de dinero a países amigos –Petrocaribe, Cuba, China-, la corrupción y el manejo irregular hacen que no lleguen todos los dólares que demandan en una economía con altas tasas de inflación y escasez, un crecimiento económico moderado, el encarecimiento de la deuda externa y niveles históricamente bajos de reservas internacionales.

Aunque el gobierno racionaliza la salida de dólares, también ha permitido que se esfumen miles de millones de dólares.

¿Un ejemplo? En el 2012 se entregaron US$59 mil millones para satisfacer la demanda en Venezuela. De esos, US$20 mil millones correspondieron a una especie de “demanda artificial” no asociada a actividades de producción según dijo en ese entonces la presidenta del Banco Central de Venezuela Edmée Betancourt. ¿Traducción? Se crearon empresas fantasmas para sacar dólares –en Venezuela se conocen como empresas de maletín.

¿Para que sacaban esos dólares? Arbitrar. Con el cambio oficial de 6.3 Bs/$, lo venden a 18 Bs/$ o más en el mercado negro.

“Lo que estaba sucediendo es que veíamos cuantas divisas teníamos, pero su utilización no estaban sin una planificación. No quiero decir inadecuada, sino que no existía planificación”, dijo Rafael Ramírez, el zar de la cartera económica del gobierno venezolano, en una entrevista recientemente.

¿Y el gobierno? El pasado 1 de diciembre de 2013, anunció la creación de una Comisión Presidencial Especial que se encargará de investigar y determinar los culpables del robo de divisas contra el Estado a través de la creación de empresas de maletín. El Ministerio Público dice tener abiertas 942 investigaciones referidas a personas naturales sobre el mismo tema.

Mientras tanto, Toyota Venezuela paraliza operaciones de forma indefinida por falta de dólares.

Toma nota.