sábado, 15 de febrero de 2014

Delirios de Susana y los susanitos


Escribe: Dante Bobadilla Ramírez

Hubo movidas en la Municipalidad Metropolitana de Lima. La alcaldesa Susana Villarán anunció que daría un importante mensaje. Se presentó con su tradicional chalina verde utilizada en campaña y su equipo de inútiles: la abogada de DDHH Maria Jara, encargada (es un decir) del Transporte Urbano, la activista gay Susel Paredes, el mecedor y especialista en cuentos de reforma de transporte Gustavo Guerra García y dos fantasmas más que ni siquiera existen. O sea, el circo completo. ¿Y qué anunciaron? Nada.

Tal como lo oyen, el gran anuncio de Villarán fue el mismo discurso vacío, hueco y lleno de floro que ya la caracteriza. Aceptó que ha bajado en las simpatías del pueblo pero dice que es el costo de tomar decisiones. ¿Qué decisiones? Nadie lo adivina. Debe ser la decisión de contratar a tanto inútil en la MML. Tan extraviados están que viven convencidos de que la gente no los aprueba por falta de comunicación. ¡Imagínense! Si a los charlatanes de la progresía les falta comunicación no sabemos que pretenden ahora. Al parecer seguirá aumentando el presupuesto en publicidad. 

Lo más sorprendente de todo fue oír que de ahora en adelante nos "explicará" sus obras. O sea, no nos mostrará las obras sino que nos las explicará. Claro, ya que sus "obras" solo existen en el verso. Todo es discurso, anuncio, promesa, ya viene, ya viene y estamos al final de su gestión (por llamarlo de algún modo) y no hay nada. La ciudad es un caos insoportable. Ni un solo paso a desnivel ha hecho.

Lo más alucinante de la alcaldesa Susana Villarán es que piensa en la reelección. Tan confiada está en el electarado limeño que la apoyó en la revocatoria que parece estar segura de que la puede volver a hacer. Para esto ha vuelto a traer a Anel Townsend. Se sabe que Favre ya está en Lima. Todo volverá a empezar. Prepárense que se nos viene harto floro y comercial.