martes, 7 de enero de 2014

El verdadero plan de Cosito y Nadine


Escribe: Dante Bobadilla Ramírez

Mientras que algunos se distraen debatiendo ideológicamente la cuestión de los medios y repitiendo las mismas viejas y relamidas argumentaciones contra los grupos de poder, lo que en realidad ocurre es que se sigue armando el castillo de la reelección. Admitámoslo. El partiducho de dos por medio que administra la familia Humala-Heredia como negocio familiar y cuya página web todavía delira disparates como doctrina, no tiene cuadros ni candidatos. Es obvio que no se le puede llamar "cuadros" a la recua de limitados que fungen de congresistas en este período. Así que vistas así las cosas, al Partido Nacionalista solo le queda fenecer el 2016 o postular a Nadine Heredia. 

Claro que hay otra opción: sumarse al Frente Amplio de discapacitados de izquierda que aun no tienen un candidato. Aunque el cura Marco Arana se haga el loco, es evidente que pretende ser el candidato por ser el que está prestando el vientre. Habrá que ver si los rojetes aceptan que el Partido Nacionalista de la familia Humala-Heredia pase a formar parte de ese gremio, ya que antes los apoyaron alegremente. Total, están en el mismo grado de desvarío mental en lo que a política se refiere.

A los locos Adams del nacionalismo ya se les acabó la mitad del mandato y de acá en más moverán todas sus fichas para mantenerse en el poder. Y es que no se puede negar que se trata de una familia que delira por el poder. No sería raro que postulen a Alexis o incluso al patriarca Isaac. Así que ya verán pronto cómo se dispara la caridad oficial llamada "gasto social" y barnizada retóricamente con el estúpido eufemismo progre de "inclusión social". El asistencialismo ya empezó a crecer y no sería raro que aparecieran nuevos programitas sociales. No olvidemos que el cachaco tiene en mente que el Estado se haga cargo de los ciudadanos desde que son un embrión hasta que se van a la tumba. 

El siguiente paso será acallar a los críticos. Es en este sentido que va el nuevo invento progre bautizado como "concentración de medios". Son buenos inventando rótulos. Ya les puso la espada en la cabeza a todos los medios de oposición. Y para esto se prestan muy bien todos los mermeleros y chupamedias de la prensa oficialista, así como los charlatanes de izquierda que han desempolvado sus viejas tesis sobre los grupos de poder en los medios. Un sonsonete que solo busca que el Estado regule (esa maldita palabra) e impida el éxito empresarial en los medios. El resultado será, si es que triunfa el delirio progre, una estúpida ley que garantice la mediocridad. Claro que los charlatanes lo venderán como la panacea que defiende el pluralismo y la objetividad y otros bla, bla, blas tradicionales y gastados de la progresía delirante, que siempre anda creyendo que se puede diseñar y fabricar un mundo perfecto con leyes cojudas repletas de palabrería.

¿Podrá luego alguien oponerse a la reelección de los Humala-Heredia?