lunes, 4 de noviembre de 2013

La máscara de la izquierda pro terruca


Escribe: Dante Bobadilla Ramírez

A partir de los comentarios que se leen en las redes, es evidente que muchos jóvenes viven engañados con respecto a lo que fue y lo que es hoy la izquierda, se han dejado llevar por la apariencia de bondad que destilan sus discursos y por su novedosa imagen de defensores de los DDHH. Lo peor es que muchos de estos jóvenes reemplazan su ignorancia con imaginación, llegando a hacer afirmaciones temerarias. No es difícil de entender lo que ocurre. Los jóvenes peruanos han sufrido la insana prédica antifujimorista que la izquierda inició desde la instalación de la CVR, y cuyo informe final es el documento que consagra el antifujimorismo como ideología oficial de la izquierda y de una supuesta lucha por los DDHH. La intensa propaganda de izquierda vinculando los DDHH obsesivamente a la condena del Estado, las FFAA y el fujimorismo ha terminado prostituyendo toda la verdad de la historia y el sentido de los DDHH.

Ahora resulta que quienes se pasaron tres décadas predicando la lucha armada y la guerra popular, quienes soñaban con imponerle al país la "dictadura del proletariado", quienes hasta hoy endiosan al Che y sus métodos genocidas, quienes defienden la satrapía castrista en Cuba, quienes alentaron las guerrillas, quienes callaron ante la aparición de Sendero Luminoso y el MRTA, quienes sirvieron de defensores legales de los terroristas ante el PJ y en el Congreso, quienes abrieron rápidamente sus ONGs de DDHH para defender a los terroristas que eran capturados y enjuiciados, quienes obstaculizaron de todas las formas posibles la lucha contra el terrorismo, quienes al final quitaron el cuerpo ante la derrota del PCP-SL y el MRTA y se sumaron a las condenas con hipocresía y falsa moral, quienes montaron la farsa de la CVR para lavarle la cara a la izquierda, terminar acusando de terrorismo al Estado y disfrazando a la izquierda como defensora de DDHH, en suma, toda esa inmundicia de izquierda delirante que después de predicar odio por décadas alentando una guerra interna y una dictadura comunista, y que luego se hicieron los académicos y próceres de la patria en la CVR, no solo pretenden erigirse en defensores de DDHH sino ser los únicos propietarios de los derechos. ¡Qué tal desfachatez!

Pero eso no es todo. La situación en el Perú se ha tornado tan paradójica y absurda que un minúsculo colectivo llamado "Deudos de La Cantuta" aparece como defensor de los DDHH, cuando lo cierto es que son familiares de terroristas. Es cierto que hizo mal el "Grupo Colina" en actuar por su cuenta y ejecutar a esos estudiantes terroristas de la Universidad "La Cantuta" al margen de la ley, pero de allí a glorificar la imagen de esos estudiantes terroristas y a concederle a sus deudos la representación de los DDHH dista un buen trecho que solo la estupidez puede tolerar. Sin embargo, eso es lo que hace la izquierda con su prensa y propaganda todos los días. Los "Deudos de La Cantuta" son una especie de cancerberos del fujimorismo, la vanguardia de una izquierda rabiosa e histérica cuya meta es arrinconar y anular cualquier presencia del fujimorismo. Y hoy estos zombies comecerebros de izquierda están saliendo de sus cavernas para marchar contra Martha Chávez porque ha sido nombrada en una comisión de DDHH. 

Si ya es nauseabundo que la izquierda se arrogue la defensa de los DDHH luego de haber sido la causante directa de toda la tragedia de la guerra interna vivida en el Perú en los 80, lo que resulta inverosímil es que pretendan ser los únicos propietarios de esa tarea. Ya es tiempo de que les quitemos las máscaras a esos farsantes.