sábado, 16 de noviembre de 2013

Espinar en abandono

 

Por: Juan Carlos Vásquez Peña

Hacia año y medio que no volvía por Yauri-Espinar, la desordenada capital de la provincia de Espinar ubicada en el sur del departamento del Cusco que conocí el año 2005, cuando, siendo un ingeniero recién graduado, hacía mis primeros trabajos en exploración minera en el sur del país. Esta ciudad, ubicada en una extensa meseta que abarca casi toda la provincia, a casi 4000 metros de altura sobre el nivel del mar, es una perfecta muestra de cómo una zona con alto potencial económico por actividades mineras, agropecuarias y turísticas termina estancada por culpa de una población pobremente educada, resentida, voluble y fácilmente manipulada por dirigentes populistas de izquierda.

Espinar es la segunda ciudad en importancia de las “provincias altas” del Cusco: tiene muchos atractivos turísticos de importancia, desde las antiguas iglesias coloniales de la capital y Coporaque, los puentes coloniales, los asentamientos incas de Maukallacta y Kanamarca, el “westerniano” paraje de 3 cañones y otros atractivos. A nivel agropecuario tiene una gran potencial por su cantidad de cabezas de ganado, ovinos y camélidos. Finalmente en minería es una gran potencia por sus megayacimientos de cobre de Tintaya, Antapaccay, Corocohuaycco, Los Quechuas, e importantes y antiguas minas de plata de época colonial y ahora en reactivación en Suyckutambo y Coporaque. Siendo todos estos yacimientos manejados por empresas modernas con altos estándares de responsabilidad social. A pesar de todo esto la ciudad y toda la provincia muestra un alto grado de abandono, ligeramente aliviado por iniciativas privadas personales y de las empresas mineras instaladas ¿cómo pues, una provincia con tanto potencial económico sigue sumergida en la pobreza y el subdesarrollo?

A diferencia de años atrás en la ciudad se observa un acelerado progreso representado por la fiebre de construcción de edificios de más de 5 pisos por todo el pueblo, acompañado al incremento en calidad y cantidad de la oferta hotelera, gastronómica, farmaceútica, mecánica y de servicios médicos privados. El movimiento comercial es muy fuerte y se van generando servicios más especializados y una incipiente oferta turística, aprovechando su gran potencial arqueológico y natural.

El problema viene por las autoridades. El actual alcalde, que se hizo famoso por liderar las protestas de mayo del 2012 contra Xstrata Tintaya pidiendo un aumento en la contribución voluntaria que esta empresa hacia a favor de la provincia, no es ningún novato. Fue alcalde en el periodo 1999-2002 y es un dirigente importante del partido del cura Arana, Tierra y Libertad. Este alcalde que según la dirigencia limeña de Tierra y Libertad es visto como un luchador y defensor de los intereses de su pueblo, ha demostrado durante sus gestiones una incapacidad de gestión crónica. Esta incapacidad de gestión se ve aumentada por el hecho de que su provincia ha sido la única del Perú en la que una empresa minera da, de forma voluntaria parte de sus ganancias antes de impuestos para financiar el desarrollo de la provincia. Los resultados saltan a la vista: la ciudad sólo tiene una hora de agua al día, la cual ni siquiera es potable, las calles lucen abandonadas, sin pavimentar exceptuando las del centro de la ciudad, el alumbrado público en el centro para apagado varios días a la semana, la ejecución de obras en los distritos en inexistente y lo único que puede exhibir el alcalde como logro es la construcción de un coliseo con piscina olímpica y algunos murales anunciando proyectos de mejoramiento de ganado.

Espinar tiene todo el potencial para ser una ciudad intermedia de gran desarrollo y el núcleo del desarrollo de las provincias altas del Cusco y de los distritos aledaños de Arequipa, capital de una provincia con abundantes recursos mineros, turísticos y ganaderos, está todo en manos de sus pobladores que sepan elegir la autoridad que quiera trabajar con las empresas que mueven la economía de la provincia. Muchos en pueblos de zonas mineras votan por el que se opone mas a la empresa principal de la zona, en la ingenua idea de que así será independiente de los intereses de esta, cuando lo que debería buscar es la autoridad que sin perder su independencia, busque la mejor manera de trabajar con la empresa para el desarrollo de su pueblo.