martes, 29 de octubre de 2013

La increíble y triste historia de Eliane


Escribe: Dante Bobadilla Ramírez

Con la solitaria y ridícula excepción del diario chakano, la prensa en general ha coincidido en llamar "show" a la presentación de Eliane Karp en la comisión de fiscalización del Congreso de la República. Destemplada y retadora se limitó a guapear a los congresistas sin dar respuesta a las interrogantes. Es cierto que algunos congresistas no son muy concretos y claros en su forma de preguntar, divagan en demasiados preámbulos provocando que la pregunta quede disipada en medio de tanta retórica. Pero en ninguno de los casos la esposa de Alejandro Toledo estuvo dispuesta a ser más clara que sus cuestionadores.

Al final de toda esta historieta lo que queda es un cuadro patético donde Alejandro Toledo y Eliane Karp son una especie de empleados de Maiman, encargados de buscarle inversiones inmobiliarias en Lima. Cosa que la parejita emprendió como una tarea muy personal, tal como dejan constancia las insistentes comunicaciones sostenidas con el agente inmobiliario. Da la casualidad que esas inversiones inmobiliarias se reducen a una casa donde Eliane quería vivir desde hace tiempo, y a una oficina donde Toledo soñaba despachar de acuerdo a sus delirios de grandeza.

La tesis de que "la plata es de Maiman" y que ellos (Alejandro y Eliane) solo le hacían el favor de buscarle inversiones es un cuento más difícil de digerir que un desayuno Qali Warma, al igual que la utilización de la mamá de Eliane en todo este affaire como testaferra de Maiman. No hay duda de que quieren hacernos los cholitos. Un millonario empresario judío de pronto se interesa en hacer "inversiones inmobiliarias" en Lima con la compra de una casa familiar y una oficina, para lo cual monta una empresa cascarón colocando como testaferra a una octogenaria en mal estado de salud y, acto seguido, solicita al matrimonio Toledo-Karp que les haga la chambita de buscarles propiedades en una ciudad donde no residen. O sea, el cuento completo.

Si alguien cree en esta historia debe ser porque también es empleado de Maiman.