sábado, 28 de septiembre de 2013

Union Civil, un crimen de logica.


Por: Felipe Cortijo

“Hay crímenes de pasión y crímenes de lógica. La frontera que los separa es incierta. Pero el código penal los distingue, bastante cómodamente, por la premeditación. Estamos en la época de la premeditación y el crimen perfecto…”. Así empezaba la introducción al libro “El hombre rebelde” de Albert Camus. Desde ese entonces se intentó desmitificar su vida y sus escritos, ponerlo a un segundo plano, como un autor “curioso” y “bajo la sombra” del gran Sartre. Sartre, el Mandarín de las ideas en Francia. La razón? Al Sr. Camus le interesaba muy poco o casi nada el marxismo, no lo estudiaba.

La lógica todo poderosa del marxismo creó un texto de divulgación masiva titulado “El origen de la familia, la propiedad privada y el estado”. Su autor fue Federico Engels, y es un estudio pormenorizado sobre antropología, con citas incluso de autores norteamericanos, que termina concluyendo en la necesidad imperiosa de la abolición de la familia, tal como la conocemos. Es el paso fundamental para el surgimiento del comunismo. La familia, origen de la sociedad, la civilización y el estado, se constituye como el principal obstáculo para “recuperar” los medios de producción, y se instiga al proletariado a comprender eso. Inclusive antes de iniciar cualquier revolución.

Pero esto ya no es óbice para que muchos de nuestros liberales ahora apoyen la famosa Ley de Unión Civil, porque según ellos no se vulnera a la familia, tal como la conocemos, no se pretende formar familias gays, incluso no se van a casar por la iglesia (por amor de Dios, la sola insinuación ya es un sacrilegio), no van a adoptar niños. “Solo es una unión ante la ley que salvaguarda los derechos iguales para todos”. No quiero dudar de la buena fe de mis amigos liberales, pero quiero advertirles que pecan de ingenuidad ante el embate marxista. Francamente no creo que se trate de una simple reivindicación de derechos, esto es tan sólo el comienzo de una escalada muy bien programada para el inicio de la decadencia de la familia heterosexual. Sus mejores intentos provienen del “progresismo” marxista, implantando una moda de pensar receptiva a nivel mundial. Compréndase bien, no deja de ser una estrategia.

Permitanme terminar citando nuevamente a Camus en su “Hombre rebelde”, quiero intentar convencerlos de lo equivocados que están cuando hablan de libertad: “La libertad, este nombre terrible escrito en el carro de las tempestades, está en el principio de todas las revoluciones. Sin ella, la justicia parece inimaginable a los rebeldes. Sin embargo, llega un tiempo en que la justicia exige la suspensión de la libertad…Cada rebelión es nostalgia de inocencia y apelación al ser. Pero la nostalgia toma un día las armas y asume la culpabilidad total, es decir, el asesinato y la violencia”.

Creo que estamos al inicio de una revolución silenciosa, no habrá asesinatos ni violencia, pero las ideas entran lentamente, efectivamente, premeditadamente…