viernes, 27 de septiembre de 2013

No aflojen muchachos!


Por: Elvis Occ


El 30 de Septiembre de 1938 se reunieron en Munich los Ministros de Gran Bretaña, Francia, Italia y Alemania, para acordar el anexamiento de la provincia de Sudetenland a la Alemania Nazi comandada por Hitler. La arrogancia del Ministro britanico Neville Chamberlain, el miedo del Ministro francés Edouard Daladier y el carácter ególatra del "Duce" italiano Benito Mussolini, fueron los ingredientes que Hitler necesitaba para llevar a cabo su plan expansionista. La arrogancia, miedo y egoísmo de sus antagonistas le confirmaron a los Nazis que podían ir por mas y por mas fueron. Y esto también porque aunque los Ministros europeos estaban de acuerdo en ceder ante el reclamo Nazi, estaban divididos en cuanto a su tratos secretos con los alemanes.

Después de esa reunión en Munich, las tropas Nazis invadieron Austria, Polonia, Checoslovaquia, Francia, Italia, estuvo cerca de apoderarse de Rusia y bombardeo la isla británica a voluntad. El Ministro británico tuvo que renunciar en favor de Winston Churchill, Daladier fue apresado por los Nazis y enviado a una prisión en Alemania. Mussolini fue ejecutado por sus paisanos italianos. Esta historia supuestamente esta allí para servir de un antecedente preventivo a futuras generaciones pero desafortunadamente en la práctica suele no ser así.

La izquierda reclama, empuja y arrancha so pretexto de derechos y nuestra derecha cede una vez y dos y tres veces. Nuestros mas representativos personajes en la derecha, claudican y apoyan por miedo a ser llamados anti esto o anti aquello. Algunos liberales cegados por su arrogancia acusan de alguna fobia a los demás liberales por no ceder a los caprichos de caviares y sus asociados. Pero los más peligrosos son aquella pléyade de intelectuales en la derecha que están más preocupados por su imagen e intereses profesionales o electorales y pecan de egoístas mostrándose permeables a cualquier reclamo, a sabiendas inclusive de su fundamento relativista e igualitarista. Serán hordas de liberales en lo económico y caviares para lo demás? Liberales progres? Con Dios y con el diablo?

De continuar por la misma ruta y con la misma actitud, es probable que muchos de los hoy arrogantes, temerosos y egoístas liberales (y el resto de intelectuales de derecha) terminen como los ministros que cedieron ante los nazis: derrotados y desaparecidos por sus propios pecados. Basta de ceder a las arremetidas disfrazadas de "derechos" o "demandas justas" de la izquierda y sus convenidos aliados. Superemos nuestras diferencias superficiales y unámonos para hacer fuerza y recuperar el territorio perdido frente a los rojos infiltrados en el estado peruano, de las ONGes de izquierda, los proTerroristas, los políticos marxistas y esas asociaciones con dirigencias marxistas. Amigos de la derecha, divididos perdemos, unidos triunfaremos sobre ellos y la derrota de Hitler es la prueba contundente.

www.elvisocc.org