lunes, 9 de septiembre de 2013

El informe Kroll y la corrupción de Alberto Fujimori


Por: Daphne de Bichonville

Kroll ha sido consultado por diversos estados para examinar si determinadas personas en el poder han sustraído dinero o no de las arcas públicas. Kroll informó sobre Ferdinand Marcos en Filipinas, Saddam Hussein y la de Jean-Claude Duvalier, encontrando en cada caso los activos ocultos.

Alberto Fujimori fue acusado de corrupción ya que el gobierno del Perú, encabezado por Alejandro Toledo, solicitó en 2002 la ayuda de Kroll. El gobierno no tenía en ese momento ninguna prueba de que Alberto Fujimori se hubiera enriquecido en cualquier forma ilegal y sin pruebas sólidas ningún gobierno permitiría que Alberto Fujimori fuera extraditado con cargos de corrupción.

El informe Kroll

El diario la República informó en 2002 que en un mes estaría disponible la lista de los fondos ilícitos acumulados por Alberto Fujimori, extraídas de las arcas del Estado durante sus diez años en el cargo. El informe Kroll contiene una lista detallada de todas las transacciones de Alberto Fujimori en sus cuentas y una relación de sus propiedades, sin encontrar nada ilegal.

Kroll, además, no localizó cuentas bancarias ilícitas en el nombre del ex presidente Alberto Fujimori, pero Kroll añade que el hecho de no encontrar fondos no excluye la existencia de dichas cuentas en alguna parte. Lo mismo puede decirse, por supuesto, de Alejandro Toledo y Ollanta Humala y todos los demás. Incluso la Procuraduría Ad Hoc Anticorrupción que fue creada y controlada por Alejandro Toledo no encontró ninguna evidencia de corrupción de Alberto Fujimori.

El destino del informe

El informe de Kroll comprendia 7 volúmenes y no se limitaba a Alberto Fujimori. El presidente Alejandro Toledo tuvo la oportunidad de leer el informe y entonces ocurrieron  dos cosas: desaparecieron dos volúmenes y los cinco volúmenes restantes se declararon "secreto de Estado" y no fueron utilizados en el juicio contra Alberto Fujimori.

Las pruebas en los procesos penales

En los casos penales el acusado tiene derecho a todas las pruebas a las que la fiscalía tiene acceso, ya sean a favor del acusado o en su contra. No hacerlo puede invalidar el procedimiento y el veredicto.

Entonces, ¿cómo pudieron desaparecer dos volúmenes? La sospecha es que estos volúmenes pueden contener nombres y cuentas de políticos de la oposición sobornados por Montesinos, así como posible información acerca de las recompensas a los agentes en el entorno de Montesinos. Dado el momento en que se realizó el informe, también podría implicar a Valentín Paniagua, ya que : a) curiosamente retiró los cargos contra Ollanta Humala por el levantamiento de Locumba; b) se abstuvo de investigar el papel del ejército en los sucesos de septiembre y noviembre de 2000, y c) acusó a Alberto Fujimori con cargos de corrupción no especificados.

Fujimori  sostuvo desde el principio la tesis de que la investigación era una ”persecución política”. Dados los hallazgos del informe Kroll puede ser que esté en lo cierto.

Por lo tanto, de acuerdo a sus oponentes, Alberto Fujimori, sin enriquecerse personalmente, podria haber planeado y dirigido un gobierno corrupto. Si fuera así, Fujimori sería el primero en la historia de la humanidad dentro de esta nueva categoría.

Fujimori se hizo cargo de un gobierno cuando nadie pagaba impuestos en medio de la hiperinflación y el caos de la administración pública. Tuvo que reconstruir el sistema tributario asegurándose de que los pobres estuvieran exonerados. Los resultados  indican claramente que el gobierno de Fujimori incorporó grandes sumas de dinero al gobierno en lugar de retirarlos.

Según el informe Kroll, Alberto Fujimori fue acusado de desviar 15 millones de dólares a Montesinos en el año 2000. Los cargos fueron finalmente archivados por el fiscal del Estado, incluyendo el de “enriquecimiento ilícito” y uso inapropiado de fondos públicos, relacionados con las investigaciones sobre Montesinos.

Aunque Alberto Fujimori temía que el juez César San Martín estuviera predispuesto contra él, el tribunal no pudo encontrar ningún enriquecimiento ilícito a su nombre. Además, el tribunal tampoco pudo encontrar prueba alguna que sugiera que Alberto Fujimori haya sido cómplice de Montesinos en las transacciones ilícitas de este. Los cargos en efecto se limitan a una transferencia de 15 Mllion USD el 22 de septiembre de 2000 al SIN, formalmente para medidas contra las FARC.

Cabe destacar que Alberto Fujimori nunca fue acusado de haber malversado 600 millones de USD. Estas son meras acusaciones extrajudiciales. Esta suma se encuentra en un informe de la ONG Transparencia Internacional, de 2004, donde se afirma que Fujimori dirigió uno de los gobiernos más corruptos del mundo. El informe no tiene notas al pie de pagina y no tiene fuente alguna. Establece que la cantidad aludida es solo una estimación, es decir, una mera conjetura.

El informe de Transparencia Internacional no puede ser utilizado como evidencia contra Alberto Fujimori, simplemente porque no tiene pruebas y las conclusiones son puramente especulativas. Sin embargo, esta falta de evidencia no ha impedido que Humala y sus seguidores hayan utilizado varias veces esa cantidad. La cifra probablemente provenga de los titulares del diario La Primera.

Evitar un golpe de Estado

Fujimori declaró que había descubierto que Montesinos y los altos mandos militares estaban planeando un golpe de estado, pero que después de algunas negociaciones, el ex jefe de inteligencia aceptó exiliarse en Panamá si se le pagaban 15 millones de dólares en “compensación por sus servicios”. El dinero fue transferido formalmente al SIN, no a Montesinos.

En el SIN Montesinos hizo que el dinero fuera transferido a sus cuentas privadas. El tribunal no encontró ningún dato que contradiga esta descripción.

Sin embargo, Montesinos quería más y regresó a Perú el 23 de octubre 2000 con la esperanza de dar finalmente el golpe de Estado. Enterado de estos planes, Alberto Fujimori cesó sin demora a algunos generales de las FFAA próximos a Montesinos, quien con la ayuda de Ollanta Humala, salió del Perú por segunda vez el 29 de octubre de 2000.

El levantamiento de Locumba sin embargo comenzó un día antes de que Fujimori cesara a los generales, lo que sugiere que el propósito del levantamiento de Locumba fue preparar el terreno para el golpe de Montesinos contra Fujimori, tema que hemos discutido en detalle en más en un artículo anterior. Si Ollanta Humala fue recompensado por Vladimiro Montesinos de alguna manera es algo que los historiadores tendrán que determinar. No hay coincidencias en esta historia.

El 2 de noviembre de 2000, explicó el tribunal, Fujimori fue informado de que Montesinos tenía cuentas en Suiza con más de 50 millones de USD. Habiendo oído esto, Fujimori ordenó que los USD 15 millones fueran devueltos a las arcas del gobierno. Por lo tanto, el Estado no perdió ese dinero.

El fallo de la Corte

Alberto Fujimori fue condenado a 7.5 años de prisión por corrupción con este solo cargo. En términos jurídicos, Alberto Fujimori habría sobornado a Montesinos para que dejara el Perú en un momento en que Montesinos amenazaba a Fujimori con un golpe de Estado. Como se señaló anteriormente, hay una serie de fuentes independientes que muestran que Montesinos en realidad estaba planeando un golpe de Estado.

También es correcto que el gobierno de Fujimori en septiembre de 2000 no estaba en condiciones de soportar la resistencia de un intento de golpe ya que su gobierno había sido debilitado por los escándalos en torno a Montesinos. Alberto Fujimori explicó ante el tribunal que era “la única manera de evitar un mal mayor para el país” y que había “..que aceptar la condición establecida por Montesinos, que fue, literalmente, la compra para su salida del país”, dijo el ex presidente.

El tribunal también señaló que Fujimori ordenó devolver el dinero cuando se enteró de las cuentas secretas de Montesinos en Suiza. Alberto Fujimori, por lo tanto, no ha costado al gobierno del Perú un solo centavo. El juez, César San Martín, a quien no agradaba la justificación de Alberto Fujimori para la expulsión de Montesinos, en su veredicto no considero estas posibles circunstancias atenuantes.

La corrupción en el Gobierno

Una persona es tan solo un sospechoso hasta que su caso haya sido juzgado. Durante el curso del juicio la acusación debe probar la culpabilidad. En el caso de Alberto Fujimori, la fiscalía no lo hizo, excepto el del pago mencionado a Montesinos. No se ha demostrado que ningún pago ordenado por Alberto Fujimori haya sido para enriquecerse personalmente o que haya recibido soborno alguno.

El jefe de Estado de un país no tiene por que ser necesariamente corrupto por el hecho de que haya corrupción en su país. De hecho, todos los estados tienen empleados corruptos. La pregunta es si la corrupción en el Perú aumentó o disminuyó durante los años a Alberto Fujimori. Ninguna investigación se ha hecho para responder a esta pregunta.

La desgracia del Perú es que Montesinos,  protegido por el secreto de los fondos reservados para la inteligencia militar, fuera capaz de malversar y hacer uso de grandes sumas de dinero sin la interferencia del gobierno y sin que el gobierno supiera de ello.