jueves, 18 de abril de 2013

PORQUE FRACASA EL SOCIALISMO

Traduccion: Elvis Occ

Un Profesor de Economía de la Universidad Texas Tech contaba que él nunca había reprobado a sus estudiantes, pero que si embargo, en una ocasión  tuvo que reprobar a la clase entera. Cuenta que esa clase le insistía que el socialismo funcionaba, que era mejor que el capitalismo, ya que en ese sistema no existían ni pobres ni ricos sino una completa y feliz igualdad. El profesor le propuso a sus alumnos hacer un experimento en clase sobre la conveniencia del socialismo.



Todas las notas iban a ser promediadas y a todos los estudiantes se les asignaría la misma nota de forma que nadie seria reprobado pero tampoco nadie sacaría una A. Después del primer examen las notas fueron promediadas y todos los estudiantes sacaron B. Los estudiantes que se habían preparado muy bien estaban molestos y los estudiantes que estudiaron poco estaban contentos.



Pero cuando se llevó a cabo el segundo examen, los estudiantes que estudiaron poco, estudiaron aun menos, y los estudiantes que habían estudiado mucho decidieron no esforzarse tanto porque como quiera que sea, no lograrían obtener una A; asi que también estudiaron menos. El promedio del segundo examen fue D! Nadie estuvo contento. Pero cuando se llevo a cabo el tercer examen, toda la clase se saco F: reprobados todos!



Es que las notas nunca mejoraron. Los estudiantes empezaron a pelear entre si, culpándose los unos a los otros por las malas notas hasta llegar a los insultos y resentimientos, ya que ninguno estaba dispuesto a estudiar para que se beneficiara otro que no lo hacia. Para asombro de todos, la clae entera perdio el semestre! Entonces el profesor les preguntó si ahora entendían la razón del fracaso del socialismo. Es sencillo; simplemente se debe a que el ser humano esta dispuesto a sacrificarse trabajando duro cuando la recompensa es muy atractiva y justifica el esfuerzo, pero cuando el gobierno quita ese incentivo, nadie va hacer el sacrificio necesario para lograr la excelencia. Finalmente el fracaso es inevitable.