miércoles, 3 de abril de 2013

La Parada contrataca


La cucufatería progresista se ha escandalizado una vez más por el fallo de un juez que concede el amparo a los comerciantes de La Parada. En buena cuenta lo que el juez demuestra es que el operativo fue por lo menos improvisado, pues se saltaron a la garrocha varios requisitos legales que pueden parecer insulsos pero que son necesarios para cumplir con el debido proceso. Es decir, para hacer las cosas bien. Más allá de eso parece ser que el tremendo juez ha cometido algunos excesos y tinterilladas.

Esto ha sido suficiente para que la progresía chille a voz en cuello y de inmediato empiece a "investigar" al juez y a sacarle todos sus trapitos al aire. Por su parte la alcaldesa Villarán corrió a Santa Anita para dar una conferencia de prensa completamente indignada, expresenado enrojecida cosas que llegaban al absurdo, mal asesorada como siempre por su todavía teniente alcalde, Eduardo Zegarra, quien luego tomó el micro para repetir casi al pie de la letra lo que acababa de decir su jefa, o sea, las mismas barbaridades. 

Entre las cosas de las que se quejaban amargamente era que aun no habían sido notificados por el juez y que solo se habían enterado de la resolución por la prensa. No es raro que expresen semejante queja dado a que estos caviares suelen vivir en la Luna. Parece que ignoran cómo tardan las cosas en el Poder Judicial. El juez ha cumplido con colgar la resolución en la web, pero de allí a que el despacho curse las notificaciones a las partes tomará el tiempo que tome. Ni el Municipio de Lima hace las cosas tan rápido como para que la alcaldesa quiera la notificación el mismo día en que sale la resolución. Es el colmo. Pero así de extraviados son. No nos extrañe pues que gran parte de sus reclamos sean solo parte de un escándalo de histeria.

De muchas formas se puede probar que el operativo de La Parada fue improvisado y apresurado, además de mal ejecutado. Pese a la plaga de asesores legales y de estudios realizados, los progres de la MML no tenían la menor idea de que se estaban saltando trámites y que iban a reventar un polvorín. Allí sí se olvidaron del famoso "diálogo" que siempre andan invocando en todos los conflictos sociales que su gentita de TyL promueve. Tampoco les importó entonces el "costo social" que la medida iba a provocar. Ni siquiera tenían un plan concreto a ejecutar, pues luego del desastre ocasionado, dejaron en abandono La Parada con la promesa de hacer allí un parque. ¿Cuándo? ¡Nadie sabe!

Tienen además la conchudez de quejarse de la mugre, el hacinamiento y la delincuencia como si todo eso no fuera responsabilidad de la MML, ya que La Parada ha estado siempre bajo la administración de la MML. La delincuencia y la mugre no se la pueden achacar a los comerciantes. Eso es entera responsabilidad de las autoridades. Lo que deberían hacer los progres que manejan la MML es agachar la cabeza y reconocer lo mal que trabajan. Hoy han llegado a la desfachatez de retar al Poder Judicial amenazando con no acatar el fallo judicial. Pero quizá no debemos sorprendernos, sobre todo viviendo de quienes festejaron que la CIDH anulara todo lo actuado por los jueces peruanos y, pisoteando nuestra autionomía, nos ordenara volver a juzgar a todos los terroristas.