lunes, 25 de febrero de 2013

LA DERECHA FENICIA





Escrito por: Elvis Occ


Es penoso admitirlo pero nuestro país no tiene una clase dirigente como la derecha empresarial en Chile, ni pensar en una derecha de tipo alemán,  esa derecha teutona que cuida los intereses de la Germania toda y que incluso hoy domina parte de Europa so pretexto de la Comunidad Económica Europea. No compatriotas, mucho me temo que la derecha empresarial nuestra sigue siendo expoliadora y mercantilista en la más pura tradición de los almagristas y pizarristas. Nuestra derecha empresarial es Fenicia de corazón y mente.

Si algo distinguió al pueblo fenicio fue su extraordinario talento para la compra y venta, el comercio en general. Mas que producir comerciaban con lo que podían adquirir en otras tierras, luego viajaban a otras comarcas donde se necesitaban tales productos y obtenían pingues ganancias en premio a su esfuerzo y oportunidad creativa. Eran un conjunto de principados en lo que hoy seria el Líbano y parte de Siria. Estos comerciantes de polendas nos dejaron los cálculos, el alfabeto, la letra de cambio y un dicho: "negocias como fenicio". Es decir, trajeron y llevaron progreso a muchos lugares, llevaron civilización.

En nuestro país contamos con una derecha empresarial fenicia pero en el peor sentido, pues es capaz de negociar lo que sea, incluso los derechos más elementales de un país en pos de asegurar sus intereses. Esa derecha fenicia (lease mercantilista) posee periódicos  universidades, canales de televisión,  la conciencia de periodistas prepago, personajes públicos y  políticos,  partidos políticos,  intelectuales y asociaciones para cuidar de sus intereses. Lo que nosotros consideramos nuestra patria, para ellos es una mercancia sujeta a negociados porque al final, ellos como los fenicios no tienen patria, sino negocios, y su bandera es color dolar.

Esa derecha fenicia es la que hoy apoya a la izquierda si le garantiza la continuidad de sus negocios, aunque ello signifique alimentar al cuervo que luego le sacará los ojos. No sorprende ver por ejemplo a la CONFIEP apoyando el NO a la revocatoria, a pesar que en la MML habitan apátridas que en su momento fueron caja de resonancia de terroristas y hoy son sustento de agitadores antimineros del ecocomunismo del siglo XXI. Estos empresarios no ven más allá del balance contable de fin de mes.

Es menester fortificar y unificar la Derecha popular, esa que la conforma la creciente población de cholos exitosos, de quispes y mamanis emergentes y que se debate entre optar por un mal menor o lo mismo de siempre a la hora de votar. Esa enorme y poderosa masa no esta representada por la derecha mercantilista, ni lo estara. Va siendo hora que alguien o algo los represente a cabalidad, de lo contrario el país se debilitara del lado que la sostiene, por el lado de la confianza. Cuando una nación pierde la confianza en su patria, todo comienza a derrumbarse, economía,  desarrollo, educación, instituciones y futuro.

El pueblo fenicio desapareció  después de haber sido invadido constantemente por griegos y romanos. Tan solo se dedicaron a los negocios y nunca desarrollaron conciencia de nacion como los romanos. No tuvo la clase dirigente que si tuvo Alemania y que hoy tiene Chile. Estamos pues muy lejos de contar con una derecha que represente los auténticos intereses de progreso de las grandes mayorías, de la derecha popular. Solo tenemos una derecha fenicia esperando alquilar el siguiente partido que le garantize sus costumbres oligarcas, mientras la derecha emergente espera.