martes, 29 de enero de 2013

Yo soy de Derecha...¿Y que?


Liberal pragmático, cristiano y de derecha, para mayor referencia! Y orgulloso de tal convicción, debo agregar. Me van a tener que disculpar, pero debo machacar en el mismo tema una vez más. Vean, como liberal y respetuoso del imperio de la Ley, siempre he creído en la libertad como un valor sagrado en nuestras vidas, en la diversidad que enriquece y en el respeto a las ideas de los demás como normas de convivencia civilizada.

He discutido en más de una ocasión -más de las que los talibanes del pensamiento marxista-caviar de las redes sociales puedan imaginarse- con comunistas, socialistas y demás especímenes que conforman el espectro político de la izquierda. Nunca ninguno de ellos se atrevió a etiquetarme con ese acrónimo DBA, que tanto gusta de utilizar un columnista de La Republica y ex Director de OSIPTEL durante el gobierno de Alberto Fujimori y hoy rabioso franelero de la caviarada.

Lamentablemente también está esa otra izquierda, autoproclamados "progresista" y que conocemos como caviares marxistas. Esa izquierda que ha sido exitosa inculcando falsos estereotipos en las mentes del público y con mayor énfasis en jóvenes. Como que ser de derecha, liberal y católico, es sinónimo de facho, anarcocapitalista y retrograda. Un enemigo del medio ambiente que asesina bambis, un asaltante de limosneros, un peligro para la "justicia social". Nada más lejano de la verdad. Todo eso es tan solo propaganda comunista ya que los rojos siempre han sido expertos en psicosociales. 

A esa otra izquierda de conveniencias y convenidos, de periodismo mermelero y prepagos, de "intelectuales" verborreicos, de ONGs parásitas y piadosas con los victimarios y crueles con las victimas, les comunico: La derecha es una tendencia en la juventud actual. Esta generación es difícil de embaucar con viejos artilugios izquierdistas de los setentas. Ellos ya conocen que la izquierda fracasó estrepitosamente en el siglo XX, no solo llevando a la miseria países enteros sino provocando la muerte de más de cien millones de personas. 

Este es el siglo de "lo quiero ahora, aquí y rápido" y eso solo lo puede proveer un sistema político originado en la derecha. Un sistema basado en la libertad, en la meritocracia, la competencia, el libre mercado, la movilidad social y el Estado de Derecho como reglas de juego. Yo soy de derecha y a mucha honra! No edulcoro los términos de mi convicción, no invento dulces conceptos sociales ni busco fantasmas ni prometo paraísos para ser marqueteable entre la juventud.

No podría ser de izquierda en este siglo. No después de conocer todo lo que es la izquierda. No después de ver su pasado y su presente. No quiero ser parte de una banda de avivatos que pretenden dar gato por liebre al pueblo. La caviarada marxista se inclina por un sistema de gobierno estatista, totalitario, irrespetuoso de usos, costumbres y tradiciones de una nación. Son grupos de iluminados y autoproclamados como la reserva moral del país, cuya ideología desprecia las reglas de juego de un Estado de Derecho, como ocurre hoy en Venezuela, y patea el tablero cuando no se hace su voluntad, como ha ocurrido en Cajamarca donde reina un comunista antiminero.

El seguir viendo como se persigue a los que lucharon contra el terrorismo y la indiferencia de la vieja derecha, inclusive la indiferencia de algunos que levantan la bandera de la nueva derecha, es exasperante. La venganza de los terroristas derrotados prosigue desde las ONGes. La FFAA y destacadas figuras que combatieron a SL y MRTA hoy son vapuleados en los juzgados so pretexto de los DDHH, mientras sus acusadores susurran: fachos, milicos, corruptos. Ahora resulta que los que mataron más se burlan de los que "mataron menos". Los que asesinaron por convicción política condenan a quienes mataron por error. Por todo eso, si señores, soy de derecha...y que?

www.elvisocc.org