miércoles, 5 de septiembre de 2012

¡REINSERTANDO TERRORISTAS!




José Arsenio Vargas Moreno fue condenado a medio siglo de prision, por crimenes identicos y cometidos en tres oportunidades: robo y violación. Este caso aparece fechado 14 de Agosto del 2012 en el periodico La Prensa Gráfica de la Republica de El Salvador.

Este tipo, en dos ocasiones fue puesto en libertad al cumplir su condena. Dos oportunidades para reinsertarse en esa sociedad que él atacó previamente. Dos oportunidades más para desgraciar la vida a dos familias. ¿Vale la tragedia de dos mujeres violadas un esfuerzo por reintegrar a este delincuente a la sociedad? Alguien me dirá que hay muchos más factores y que mi apreciación es simplista, pero la violacion de dos mujeres son hechos que no pueden ser tomados tan a la ligera, creo yo.

¿Es lógico reinsertar a la sociedad a un robabancos procurándole un trabajo en el Banco de la Nación? ¿Seria recomendable procurarle empleo a un violador de menores en un colegio de niñas? ¿Es inteligente ubicar a un delincuente a escasa distancia de lo que motiva y ha sido objeto de su delito? ¿No?

¿Entonces por qué esa necia insistencia de colocar, ubicar y -a veces pareciera- premiar a los terroristas amnistiados o fuera de prisión con un puesto de trabajo en el Estado? ¿Por qué profesores de probada participación terrorista están enseñando en planteles escolares? ¿Por qué hay personal burocrático compuesto por terroristas salidos de prisión? ¿Por qué existen dirigentes de origen terrorista azuzando la violencia, formando "frentes de defensa" y convocando paros sin consecuencia legal alguna?

¿Estamos acaso inocentemente dándole una oportunidad más a los agentes del terrorismo para que se reinserten en una sociedad que por convicción ideológica buscan destruir considerándola nefasta, y actuando convencidos de que la "lucha de clases" es una realidad? ¿Estamos llanos a arriesgar otros miles de vidas en aras de la reinserccion politica y social de estos apátridas?

Josá A Vargas Moreno, fue condenado por violación y robo, al cumplir su pena salió libre para reinsertarse en la sociedad donde violó y robó dos veces más. Tan igual que cualquier otro delincuente común que sale de la cárcel a volver a delinquir porque ese es su medio de vida. Meditemos sobre esto y exijamos que aquellos que perpetraron los mas horrendos delitos contra la sociedad peruana y sus instituciones, no tengan la más mínima oportunidad de "reinsertarse" -infiltrase diria yo- en el entorno burocrático del Estado.

Impidamos por todos los medios que los terroristas e izquierdistas nos roben este "milagro económico" que es la envidia de otros países y del cual gozamos todos, y principalmente los sectores D y E, según los estudios. Nuestra Derecha Popular, esa que abarrota los centros comerciales populares de vendedores y compradores en el centro y en los conos de Lima, ya se ha convencido de que debemos defender este modelo de crecimiento. Nunca antes los peruanos crecimos tanto. No volvamos a las recetas de la izquierda estatista que tanto daño hicieron en el pasado y que podrian hacernos en el futuro.